VOLVER A INDICE / NOTAS

Workaholic

La adicción al trabajo es una de las más poderosas adicciones de nuestro tiempo. Workaholism es el término que se utiliza en inglés para describir este fenómeno, tratando de fundir los conceptos trabajo y alcoholismo. Y es que el adicto al trabajo comparte características con muchas otras adicciones; las más importantes son la falta de control y la dependencia.

El por qué una persona desarrolla una adicción responde a múltiples factores que tienen que ver con la estructura, vivencias, historia, búsqueda de nuevas sensaciones, respuesta al stress, etc. Últimamente el trabajo está ocupando el lugar de la sustancia, se podría decir que estamos frente a una adicción sin sustancia.
Si definimos a una adicción como una “especial relación” entre un individuo y un objeto, en la actualidad muchas veces ese objeto es el trabajo. Con el agravante que se trata de un objeto socialmente aceptado y necesario para vivir. Que a una persona le  guste trabajar es una virtud para la sociedad, pero cuando le gusta en exceso llega a ser un riesgo psicosocial. Aparece una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente que afecta la salud, las relaciones interpersonales y su felicidad. El valor del trabajo es mucho mayor que el de la familia, los amigos o su vida extra laboral.
Un individuo dependiente del trabajo no puede tomar la decisión de dejar de trabajar, como de dejar de consumir drogas, alcohol, etc. Debe seguir trabajando para vivir. Lo que intensifica la enorme dificultad que es abandonar cualquier tipo de dependencia.  La condena y el padecimiento es personal y no social, de hecho se alaba y recompensa a las personas que ponen toda su energía en el trabajo, lo que no sucede en ningún otro tipo de adicciones.
¿Cómo detectar un adicto al trabajo?
* Invierte más tiempo en el trabajo de lo que exigen sus necesidades. Y no es sólo una cuestión cuantitativa sino cualitativa: aparece el trabajo como eje central de su vida, desestima cualquier otra actividad, no tiene otros intereses.
* Es incapaz de tener tiempo libre, la falta de actividad laboral le produce displacer y agobio.
*Es perfeccionista y con baja autoestima. No le gusta trabajar en equipo, prefiere trabajar solo.
* Tiene problemas para relajarse cuando termina de trabajar.
* Posee incapacidad para delegar tareas de cualquier tipo, nada puede escapar de su dominio.
* Su autovaloración y autoestima depende de los resultados laborales. No se da importancia al proceso, al esfuerzo, sino al resultado.
* Su motivación es alcanzar un lugar de poder, aunque no sea la única.
*Es muy exigente consigo mismo y con los demás, generalmente exige que sus subordinados o compañeros cumplan con sus funciones con la misma compulsión que él.
*Siente la imposibilidad de abandonar un trabajo inconcluso. Se retira último del trabajo.
* Es incapaz de rechazar ofertas de trabajo adicional.
* Se comunica mejor dentro del ámbito laboral que fuera de él.
* Tiene sentimientos de culpa y un nivel de ansiedad elevado.
Estas características generan obviamente consecuencias negativas en la vida familiar, conducen al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de vínculos afectivos. También aparecen problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, gástricas, hipertensión, musculares, ansiedad, insomnio, etc. Pueden consumir sustancias tóxicas para mantener el ritmo de trabajo y superar el cansancio y la necesidad de dormir, lo que va complicando cada vez más el cuadro.
Un individuo que padece esta problemática se encuentra en una encrucijada: busca trabajar para sentirse satisfecho, completo. Como la satisfacción que busca, no la encuentra en el trabajo, cree que la va a encontrar trabajando más. Esto lo lleva a un círculo vicioso que es muy difícil desarmar sin ayuda profesional.
El abordaje terapéutico de la adicción al trabajo tendrá las mismas características que el de cualquier otra adicción. Lograr entender, desmenuzar esa particular relación con el trabajo, y cuál es la función que cumple en su aparato psíquico como única manera de  recobrar su equilibrio personal y laboral.

Lic Carina M. Sívori – Psicoanalista.
M.N. 20.662 / M.P. 91.463. Consultas al: 4758-1740 / 15-6953-7703.