VOLVER A INDICE / NOTAS

Orientación vocacional,
¿y ahora, qué elijo?.


Citaré los versos de Antonio Machado que sintetizan en sus sabias palabras el difícil arte de vivir: "Caminante son tus huellas el camino y nada más. Caminante no hay caminos se hace camino al andar."
Uno de los problemas centrales del adolescente lo constituye su indefinición respecto del futuro. Cuando la misma esta referida a la espera de sus estudios y al trabajo, decimos que el joven tiene conflictos en torno a su orientación vocacional.
Los conflictos son serios aunque los adolescentes no siempre sean conscientes de los mismos. En general no se percatan de la necesidad y posibilidad de elegir hasta que sus estudios están por concluir.
Descubrir la ubicación personal en la vida y en la sociedad a través de la realización laboral es un proceso complejo, "puede decirse que alguien encontró su vocación cundo elige que profesión, ocupación o actividad le proporcionará un, máximo rendimiento para sí y para los demás y al mismo tiempo, le brindará la oportunidad de realizarse como persona interesada en todas las posibilidades de progreso individual y social.
La orientación vocacional tiene por objeto preparar al joven para el "cambio", enfrenta al adolescente con la realidad social, cultural y económica, intentando que cada uno elabore su proyecto personal que incluya una mayor conciencia de sí mismo.
Algunos objetivos de la orientación vocacional tienden a: superar los obstáculos que impiden arribar a una buena elección, esclarecer los motivos de elección, los intereses y actitudes personales prevalecientes, obtener información sobre las universidades, campos de acción, centros de estudio, etc.
"Una buena elección esta basada en una decisión personal, libre y responsable, que permita al joven elegir su nueva posición en la sociedad"

María Teresa Ferrarelli, Psicopedagoga. psicopedagoga_ferrarelli@hotmail.com