VOLVER A INDICE / NOTAS

Aprender a viajar con un bebé

¿Conviene irse de vacaciones con el bebé? Es muy posible que el bebé esté listo para viajar antes que los padres.
Mamás y papás necesitan conocer y aprender a cuidar al niño, necesitan tiempo para adaptarse a la nueva realidad: despertarse cada 2 ó 3 horas, cambiar pañales, el baño… son todos cambios muy importantes en el estilo de vida.
En esos momentos, nos parecen que los bebés son muy frágiles “para cambiarlos de ambiente” y que sería toda una “proeza” planificar unas vacaciones. Pero el intentar acostumbrarnos a salir con ellos, merece la pena.
Las vacaciones con su nuevo bebé les reportará a todos los integrantes de la familia una experiencia compartida inolvidable.
Para los bebés, el mundo les ofrecerá un sinfín de estímulos que los beneficiarán en su desarrollo. Ellos están en esa maravillosa etapa de la vida en la que la sensibilidad por el mundo que los rodea los sorprende a cada instante. Y aunque creamos que son pequeños y que cuando sean más grandes no recordarán nada, las experiencias de un viaje serán determinantes en su forma de relacionarse con el mundo. Desde los sentidos, los bebés disfrutan de los aromas del campo y de la brisa marina, de los sonidos nuevos, de mirar las luces y sombras de las hojas de los árboles… (Y de todo lo que podamos ofrecerles!)
Es muy importante saber que:
-Se deben elegir destinos poco concurridos: pueblos serranos, pequeñas villas veraniegas, pequeñas ciudades balnearias... (Mar del Plata en plena temporada no es una opción!)
-En las opciones de alojamiento son ideales las estancias, los apart hoteles y los complejos de cabañas donde encontraremos mayores comodidades.
-Los bebés, si bien no pagan boleto a la hora de viajar en avión, deben abonar un seguro de vuelo. Además, gran parte de las compañías ofrecen los denominados kits para bebés, que incluyen cunas portátiles, mamadera, babero, pañales y la posibilidad de entibiar la leche (esta última debe llevarla el pasajero). Si se viaja en auto, las paradas deben ser frecuentes.
-Si la idea es “conocer”, lo ideal es elegir un destino desde donde podamos hacer excursiones radiales para no tener que mudarnos constantemente. El bebé puede demorar algunos días en readaptarse al nuevo espacio…sobre todo a la hora de dormir! (Es clave respetar sus horarios de comida y sueño.)
Además, un bebé de pocos meses es sorprendentemente fácil de trasladar. Comenzar con paseos cercanos son un buen entrenamiento para salidas más largas. Algo importante a saber es que la espontaneidad en viajes con bebés no son lo recomendable…la planificación y organización son fundamentales para que el viajecito sea con final felíz!
Lic. Marisa Godoy.
Madre de dos niños y Directora de WWW.VIAJECONCHICOS.COM.AR: la primera empresa de viajes de Argentina en internet dedicada a brindar servicios y asesoramiento profesional de “viajes a medida de cada familia”. 
+Info: consultas@viajeconchicos.com.ar