VOLVER A INDICE / NOTAS

Un año para recordar

Nos volvemos a encontrar para compartir un nuevo inicio que viene de la mano de lo escolar, un nuevo acto inaugural ya que este hecho trae aparejado cambios en toda la dinámica familiar, es un momento trascendente para los chicos y necesitan de todo nuestro acompañamiento y apoyo, lo cual es importante para ir interiorizando los nuevos ritmos, rutinas, actividades y responsabilidades que surgirán.
Hacia fin de año nos encontrábamos con la necesidad psíquica y física de “dar un cierre”, festejos, celebraciones, cierres, “el detenerse a pensarse” en uno mismo, en lo familiar, en lo laboral, en los diferentes vínculos, en lo que aconteció y en lo que desearíamos que acontezca, en las vacaciones en ese “irse” y no necesariamente tiene que ver con un desplazamiento geográfico, es un irse para encontrarse con uno mismo, mirarse, mirar, para luego realizar un acto de reapertura, un nuevo ordenamiento advendrá más allá que las actividades sean o no las mismas que el año anterior ya que siempre hay un sujeto por advenir desde todo su ser, en cada acto, en cada movimiento, una posición que tomará partido y saldrá a la cancha a jugar a “vivir”, los integrantes del equipo pueden ser varios, el empuje, la fuerza, la perseverancia, la aptitud, la sabiduría de lo ya vivido y el ansia de seguir viviendo, la preocupación, la angustia, la desazón, la desesperanza, el dolor, la tristeza, todos están invitados, dependerá del posicionamiento de cada sujeto como responderá ante cada situación que la vida le presente, si jugarán de suplentes, de titular, si la diversidad de sentimientos y emociones que se despertarán en la escena de la vida encontrarán un filtro, tamiz, una reflexión, un análisis o la permeabilidad, la desestabilización, la reacción, la impulsividad. Dependerá de cada uno el “Hacerse cargo de ella” no la dejemos pasar, apropiémonos de nuestras vidas, responsabilicemos a nuestro sujeto, respetando los tiempos de cada uno, ya que los diferentes posicionamientos, decisiones, elecciones llevan un tiempo de transición, de procesamiento, de elaboración psíquica, de gestación, de creación.
En un mundo, en una sociedad que permanentemente “empuja” al hacer, al consumo, al tener, al borramiento del sujeto y donde el bombardeo permanente ataca al psiquismo, la convocatoria es a pensar, a analizar, a reflexionar, ¿Quién gobierna nuestras vidas?
Seamos cuidadosos con nosotros, con quienes nos rodean y principalmente con nuestros niños a quienes debemos proveerlos de estas herramientas, ayudándolos a que ellos puedan discernir, percibir, evaluar, comprender sus sentimientos y  los ajenos, expresar sus emociones y a través de este autoconocimiento y empatía con el otro mejorar la calidad de vida apuntando no sólo a la inteligencia racional sino a un aprendizaje o inteligencia emocional para que ellos también puedan enfrentar los obstáculos  y superar las situaciones adversas.
Tomemos el timón de nuestras vidas y que este sea también “Un año para recordar”. Buen Comienzo.
Lic. Mariana E. Miguez. Psicóloga
Coordinadora de Centro A-Ser. M,N: 20.587 / M.P: 82.187.
Asesoramiento y consultas 15-4430-1564 /  4758-6231.