VOLVER A INDICE / NOTAS

“Trastorno de aprendizaje no verbal”

Hoy les voy a comentar sobre el trastorno de aprendizaje no verbal (TANV).
Como describí, en la nota anterior, éste trastorno se incluye dentro de los trastornos específicos de aprendizaje.
En los niños con éste problema, podemos observar, ya desde muy pequeños, dificultades para interpretar las señales sociales y la comunicación paralingüística; defectos visoespaciales y problemas motores. En ocasiones se evidencian signos de desatención.
Por lo general, el nivel intelectual de estos niños es normal, mostrando un mejor desempeño en las pruebas que evalúan el CIV (coeficiente intelectual verbal), frente a las pruebas que evalúan el CIE (coeficiente intelectual de ejecución). Esto quiere decir que se desenvuelven mejor verbalmente que frente a pruebas de manipulación.
Respecto al origen de éste trastorno, aun hay muchas controversias. La neuropsicología sugiere que se encuentra en estos pacientes, una disfunción en el hemisferio cerebral derecho; ya que se han hallado muchas similitudes en el desempeño de un niño con TANV y los adultos, estudiados, que han padecido una lesión en el hemisferio derecho.
Respecto a la sintomatología observable, o sea los signos a tener en cuenta, como les comentaba mas arriba, observamos cierta  dificultad en la interpretación de señales sociales y en la comunicación paralingüística. Encontramos, por ejemplo niños con TANV, que muestran dificultades para comprender el contenido paratextual, el material no verbal, como la entonación, los gestos, el doble sentido, los cambios de humor. Les cuesta extraer lo más importante, en conversaciones y exposiciones, quedándose con datos y detalles superfluos o secundarios. Les cuesta manejar estímulos novedosos.
En algunos niños se observan signos de aislamiento social (ya que se sienten como por fuera del grupo) y en otros casos se observa a niños que suelen “hacerse los graciosos” constantemente dentro del grupo, intentado llamar la atención de los otros, buscando su lugar de pertenencia.
En relación a los defectos visoespaciales, algunos niños suelen mostrar dificultades en las actividades que impliquen la orientación espacial como la escritura; algunos problemas matemáticos; el trabajo sobre mapas en el área de geografía; la lectura de cuadros conceptuales y la organización del material a estudiar. Las producciones gráficas están por debajo de la media. Les cuesta armar rompecabezas ya que pierden la visión de conjunto, reparando en los detalles.
En el desempeño psicomotor, suelen observarse alteraciones en los reflejos; marcha anormal; poca coordinación; problemas en la articulación de fonemas, dificultándose así  la pronunciación. Les cuesta mucho aprender a atarse los cordones y suelen tener dificultades en la caligrafía, durante  los primeros años escolares.
En relación a la atención, suelen distraerse fácilmente. Les cuesta inhibir respuestas, (contestan antes de que se les pregunte o no esperan a que se termine la pregunta).
Una diferencia fundamental para no confundirse con un déficit de atención, es que los niños con TANV presentan dificultades en el sostenimiento de la atención, solo en tareas visuales y manipulativas.
Hay que estar atentos ante los signos mencionados, ya que éste trastorno suele pasar mucho más desapercibido que los trastornos verbales y en general se diagnostica tardíamente.
Es importante que se realice una evaluación temprana para poder trabajar desde las áreas mas desarrolladas (habilidades verbales y memoria auditiva), para compensar las áreas menos competentes (mencionadas con anterioridad).
Se trabaja sobre diferentes estrategias como por ejemplo, la utilización de agenda y calendario para ayudarlos a organizarse; la visualización y reconocimiento de pistas verbales y no verbales en la comunicación con los otros; la verbalizaciòn de los procedimientos matemáticos para lograr la internalizaciòn de un modelo de procedimiento; etc
Para finalizar es importante recordar que cada niño es único e irrepetible, por lo que este escrito solo pretende presentar las características generales del cuadro; la evaluación individual es irremplazable.
Lic. María Fernanda Cabrera – Psicopedagoga
Turnos: 4758 – 6231 ~ 15-6 977-7150
Centro A - Ser