VOLVER A INDICE / NOTAS

El Oficio de ser mamá.

Próximos a celebrar y homenajear a todas las mamas en su día, pensé en compartir con ustedes algunas reflexiones sobre este vínculo tan profundo, único e irrepetible como es el vínculo madre-hijo/a, eslabón importantísimo en la conformación familiar.
La vida nos has dotado de ese gran privilegio de ser madres, siendo el primer objeto de amor de nuestros hijos, donde el niño se encuentra en la mirada de su mamá, quien lo acuna, lo cobija, lo ampara, protege, dadora del primer alimento nutricio y fundamentalmente del alimento espiritual y afectivo, es quien lo alivia desde sus palabras contenedoras, lo sana con sus mimos y caricias y lo aloja en la casa del lenguaje, dándole la posibilidad de ingresar al mundo circundante, este período inicial es un momento de adopción simbólica, donde la madre adopta, recibe a su hijo; y el niño a ella.
El acceso a la maternidad se vive en cada mujer con una modalidad distinta, la cual nos convoca y nos remite a nuestra historia de vida, a nuestros vínculos más profundos con nuestras propias madres y a la elaboración o no del mismo, esto nos esta enunciando lo importante de estos vínculos originarios en los posteriores lazos interpersonales.
Ser mamá, ser padres, una difícil y maravillosa tarea, lo cual implica un gran compromiso y responsabilidad y la "grandeza" de ayudar a nuestros niños a despegar y constituirse en sujetos constructores de su propia vida, otorgándoles los instrumentos necesarios para crecer, esto despierta un poupurrí de sentimientos paralelos, tristezas, angustias, alegrías y emociones ante sus logros y crecimientos esto es el "arte" de verlos crecer a ellos como sujetos que nos trascienden y a nosotros como padres y madres ("artesanos" de esa obra).
Ser madres, es una función, un lugar, una posición, un sentimiento donde no hay escuela para diplomarnos, cada una sabe la forma en como acercarnos a la que más amamos, es una tarea que nunca se abandona, solo se modifica en relación al crecimiento de nuestros hijos, y para que el vínculo sea lo más saludable y beneficioso entre la mama y su hijo le agregamos otra función importantísima (y van …) que se le otorgue, se le done un lugar al padre, y eso se hace desde la madre, será ella quien deberá ceder ese espacio e involucrar al hombre que ama en la función a desempeñar y este (el padre) quien habilite al niño/a a ir mas allá del deseo de la madre. Es quien marca y pone un tope a la ligazón total madre-hijo/a, (papis hacerse cargo). Y ahora si, queridas mamas, les deseo que tengan un muy "Feliz Día", y que lo disfruten con quienes mas aman.
Los saluda.

Lic. Mariana. E. Migues Psicóloga.
.