VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Qué es la psicopedagogía?
¿Qué hace un psicopedagogo?

Muchas veces en las escuelas o entre mamás escuchamos la típica frase, -"Nos llamo la psicopedagoga del colegio...", o bien, -"Mi nene/a tiene que comenzar un tratamiento psicopedagógico..."
A partir de allí una serie de interrogantes, dudas, intrigas se nos plantean: ¿Quién es este profesional?, ¿Qué hace o hará con mi nene?, ¿Cuánto tiempo durará esto?, ¿Aprenderá mejor, se le irán las dificultades que tiene en la escuela?
Hay muchas preguntas, pero también hay respuestas, y muchas de ellas se van respondiendo cuando el psicopedagogo toma contacto real con el niño y su familia.
Será el psicopedagogo desde su consultorio (particular, en la "salita", u hospital), quien a partir de una derivación, que en general es acompañado del informe del psicopedagogo de la escuela comience el tratamiento.
Este podemos decir, va a consistir, a grandes rasgos en dos momentos, uno mas acotado, es el diagnóstico. Puede constar de unos 4 a 10 encuentros, aproximadamente. Allí el psicopedagogo no solo conocerá y comenzara a trabajar con el niño, saber de sus gustos, intereses..., sino que también será importante un momento para conocer a sus padres. Será relevante también, de ser posible, tener una entrevista con el docente y/o la psicopedagoga de la escuela a la que el niño concurre.
Fundamental en esta instancia diagnóstica, que terapeuta y paciente puedan establecer un buen vínculo, intentando pesquisar a través de técnicas lúdicas, gráficas y psicométricas cuales son las dificultades de este niño para abordar determinados contenidos o situaciones de aprendizajes.
"Terminada" esta primer etapa, por decirlo de algún modo, no es que el niño ya no tiene mas dificultades, no habrá un remedio para el o una receta mágica a los padres, es justamente a partir de aquí, en que el terapeuta tendrá un conjunto de datos, herramientas, posibilidades a partir de las cuales podrá comenzar a operar en lo que es el otro momento de abordaje psicopedagógico; "el tratamiento", este puede llevar meses, pocos o muchos según cada caso.
Por eso cuando decimos "un tiempo", no hay un tiempo predeterminado, el psicopedagogo jamás podrá perder de vista el hecho de que es su responsabilidad ética y su sentido profesional, trabajar desde la singularidad de cada niño/adolescente y su familia, entendiendo que el fenómeno del hombre aprendiendo trasciende lo meramente psicológico o lo simplemente pedagógico y de esta trascendencia tenemos todo un humano que aprende en el mas completo y profundo sentido de la palabra.
Ana Rotta - Lic. en Psicopedagogía