VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Qué es la Musicoterapia?

La Musicoterapia es una carrera universitaria, una disciplina terapéutica de carácter científico que es llevada a la práctica por un Musicoterapeuta idóneo. Esta disciplina vincula al arte con la salud, siendo el musicoterapeuta un profesional de la salud mental que habilita un espacio terapéutico, en donde el paciente puede expresarse libremente en todas sus dimensiones, priorizando su discurso no verbal: música, sonido, gestos, movimientos, danza, silencio; desde la voz, el cuerpo, instrumentos musicales e instrumentos sonoros.
El musicoterapeuta interviene desde este material sensible, sonoro musical y corporal, para favorecer la expresividad del paciente, intentando ampliar sus vías de comunicación, el desarrollo de sus capacidades, y la construcción de formas más placenteras y sanas para el bienestar del mismo.
Gracias a sus logros y reconocimientos, cada vez son más las personas que recurren a esta práctica terapéutica y cada vez son más las instituciones que incorporan musicoterapeutas en su equipo de trabajo.
La musicoterapia avanza en investigación y eficacia y debido a esto se amplía su campo de trabajo en diversas áreas de prevención y rehabilitación: Salud Mental, Trastornos del desarrollo y la conducta, Trastornos de aprendizaje, Trastornos sensoperceptivos, Trastornos neurológicos y neuromotrices, Trastorno de la alimentación, Psicoprofilaxis y quirúrgica del parto, Intervenciones en cuidados intensivos y enfermedades terminales. Las edades de abordaje son: niños, adolescentes, adultos y tercera edad.
La dinámica del tratamiento es a nivel individual y/o grupal y tienen acceso todas aquellas personas, que consideren, que la musicoterapia puede ayudarles a mejorar su calidad de vida.
"Donde no llegan las palabras…llega la Musicoterapia"
La vivencia de discursos no verbales, nos constituye y nos atraviesan desde nuestra gestación humana hasta nuestros días y nos acompañan a lo largo de la vida.
Cómo decimos las palabras o cómo y de que manera las callamos, de que forma nos expresamos: con la voz, el cuerpo, los gestos, es tan significativo y necesario para representarnos como la palabra misma.
A veces el discurso verbal no nos alcanza para expresarnos, porque somos más que palabras y decimos más que ellas. Las palabras muchas veces se acotan en significado y ciertas sensaciones no remiten a ellas, sonidos, música, imágenes, gestos, caricias, olores, etc, y es allí donde opera la musicoterapia. El musicoterapeuta propicia un espacio terapéutico en donde se generan vínculos afectivos que posibilitan la expresión del ser humano en todas sus dimensiones, priorizando el discurso no verbal.
La materia con la que el paciente va construyendo su proceso terapéutico es de carácter sensible, pudiendo conectarse, explorarse, descubrirse y en algunos casos redescubrirse, desde distintas formas de estar, construyendo nuevos sentidos en su vida emocional.
El musicoterapeuta le ofrece al paciente recursos expresivos desde los cuales pueda representarse y por lo cuales pueda ampliar su espectro discursivo, despertando y generando deseos y el placer de enunciarse en ellos.
Estas vivencias estéticas ligadas al arte permiten procesos de organización psíquica que van construyendo la identidad del paciente, se van desarrollando potencialidades y capacidades emotivas y creativas que permiten fomentar nuevas formas de comunicación y de relación consigo mismo y con su alrededor.
La musicoterapia, da cuenta que las vivencias inefables, se traducen en visibles en el sujeto, cuando al pasar por tales experiencias estéticas produce formas de estar más saludables y felices.
María Fernanda Díaz, Musicoterapeuta - Reg.28.281.567
Asesoramiento y consultas: 4650-5078