VOLVER A INDICE / NOTAS

Origen de la Montaña Rusa.

¿Sabías que a la "Montaña" de los parques se llama "rusa" porque la idea se le ocurrió a un miembro de la realeza de ese país?
En el siglo 18 en Rusia, la joven emperatriz Catalina la Grande se aburría muchísimo durante el verano. Tirarse de una montaña era su gran diversión: fue el comienzo de las Montañas Rusas que hoy tanto te marean.
Cuando Catalina llegaba a la cima, se subía adentro de un cajón de madera que usaba como trineo y se deslizaba por la ladera de la montaña a gran velocidad. Y así se pasaba todo el día. Pero en verano la nieve se derretía y no se podía jugar, y por eso Catalina la Grande se aburría.
Hasta que un día se le ocurrió mandar a que le pusieran a su cajón de madera cuatro ruedas. Fue la solución: a partir de entonces pudo deslizarse por las montañas en cualquier estación del año. Pronto la idea de Catalina se hizo famosa en toda la campiña rusa y los carritos se pusieron de moda.
En 1884, un señor llamado Marcus A. Thompson decidió construir un nuevo juego en el parque de diversiones de la Ciudad de Nueva York: dos vías paralelas sobre un plano inclinado. Esta fue la primera montaña rusa moderna.
La gente iba sentada dentro de un carrito que recorría las vías. El carrito ganaba bastante velocidad en la bajada y el diseño era rudimentario, pero causó una gran sensación: movilizó gente de todos los lugares del mundo.
Tanto gustó que en el año 1888, Thompson ya había construido cerca de 50 montañas rusas en Europa y Estados Unidos.
Más adelante se le fueron agregando mejoras. Las montañas se hicieron más altas y los carritos empezaron a subirse mediante una cadena. A medida que se ganaba en velocidad, también se hicieron necesarias más medidas de seguridad como los cinturones de seguridad, ruedas que se deslizaban debajo de los rieles de las vías y señales de no pararse.
Hoy en día las montañas rusas incorporaron caídas, vueltas en espiral y tirabuzones, es increíble la velocidad que son capaces de lograr en una vuelta que dura apenas dos minutos ¡Imaginate cómo se hubiese divertido la emperatriz Catalina en esta época!