VOLVER A INDICE / NOTAS

Lo importante al
momento de estudiar.

Cuando hablamos de aprendizaje, no solo pensamos en la adquisición de diferentes contenidos escolares: aprender las cuentas, aprender a escribir, aprender a leer, etc., sino que también podemos pensar en las diferentes técnicas apropiadas para que cada niño pueda adquirir esos aprendizajes. No existe una sola forma de aprender, ni una sola forma de enseñar. Cada individuo posee una modalidad de aprendizaje que le es propia y que le resulta exitosa en determinados momentos.
Para algunas personas, estudiar constituye una actividad altamente satisfactoria. Para otros, el estudio representa una tarea fatigosa, aburrida y rutinaria. Para tener éxito en el estudio de cualquier materia es necesario que el individuo se sienta "motivado", de esta forma ampliará su campo de interés, su concentración y retención de conceptos. Por otro lado también es necesario que se disponga de estrategias de aprendizaje que le permitan atravesar las diferentes etapas de estudio y tener buenos resultados.
Pero además de la fuerza de voluntad y la buena disposición, existen otros factores que es necesario tener en cuenta a la hora de encarar el estudio de una materia. Aprender a organizar el material y el ambiente en el que se trabaja resulta fundamental: tener el material elemental para afrontar la tarea, clasificar el material por materias, realizar un plan de estudio, contar con un diccionario ante cualquier duda, prolijidad en las anotaciones, determinación clara de tiempo de estudio y tiempo de descanso, etc.
Mantener el material y el ambiente organizado influye en la posibilidad de prestar mayor atención y lograr una concentración mas profunda, factores fundamentales para lograr la comprensión y retención de cualquier lectura. Si por ejemplo, nos disponemos a estudiar y al comenzar no encontramos el texto que debemos leer, o si leyéndolo necesitamos subrayar y no tenemos lápiz a mano, ayudamos a que nuestro estudio se retrase y se desorganice.
Hasta aquí se han planteado las condiciones necesarias para disponerse a estudiar, veamos a continuación cuales son las principales causas de fracaso. Podríamos resumir las mismas, aunque no las únicas, de la siguiente manera: falta de concentración, dificultad para memorizar, fatiga, poca eficiencia en la lectura, aburrimiento, alta autoexigencia frente a los exámenes, frustración, inadecuado descanso, etc.
Generalmente a la falta de concentración le sigue el aburrimiento, que dificulta la retención de los conceptos. Pero también, puede darse que el aburrimiento desencadene la falta de concentración, o que la fatiga produzca una disminución en la capacidad de retención.
Teniendo en cuenta todo lo antes mencionado, diríamos que no podemos hablar de una sola forma de aprender, sino que de una forma o modalidad que cada uno tiene para adquirir e incorporar los conocimientos; modalidad que será única, según su historia personal, tendiendo siempre a lograr que el individuo pueda disfrutar del proceso de estudiar y aprender.
Lic. Carolina Nuñez, Psicopedagoga R.N. 15.159.
Asesoramiento y consultas al 4751-2478.