VOLVER A INDICE / NOTAS

El arte de un mejor aprender.

“Quizás sea esta la música que salvará el mundo”. Pablo Casals, al escuchar un concierto de los pequeños estudiantes de Suzuki.
Después de la segunda guerra mundial, Suzuki, un profesor de violín, filósofo, declarado  humanista, pudo desarrollar uno de sus sueños. Llevar belleza y aliviar el dolor de los niños japoneses, enseñándoles música. Desarrolló el método Suzuki, que hoy continúa brindando resultados asombrosos. Propuso educar a los niños como seres humanos amorosos, mediante el método de la lengua materna de educación musical inspiró a miles de padres y profesores en más de cuarenta países de los cinco continentes
Suzuki creía que todos los niños tienen talento para hacer aquello que se propongan, porque fueron capaces de aprender correctamente la lengua materna. Los niños aprenden en un ambiente alentador.  Él dijo: “La enseñanza de música no es mi propósito principal. Deseo formar a buenos ciudadanos, seres humanos nobles. Si un niño oye buena música desde el día de su nacimiento, y aprende a tocarla él mismo, desarrolla su sensibilidad, disciplina y paciencia. Adquiere un corazón hermoso"
Hemos comprobado a través de nuestra experiencia, que la práctica no sólo de la música, sino de cualquier modo de expresión –como plantea Suzuki- en un ambiente con trato amoroso, beneficia a los niños.
Los chicos que desarrollan una práctica artística se conectan con elementos que deben estar presentes en la educación: amplían la imaginación y promueven formas de pensamiento flexible y creativo. Facilitan la capacidad de concentrarse, la perseverancia  para desarrollar esfuerzos continuos y disciplinados a la vez que crece su autoconfianza.
El arte en cualquiera de sus manifestaciones permite una comunicación universal. De alguna manera, utilizando un lenguaje artístico se comprende o expresa una idea, un sentimiento, una emoción.  A veces sin palabras, otras con ellas se aprecia o se manifiesta algo innato a la esencia del ser.
La apropiación por parte del niño de  herramientas artísticas, abre su mundo a mayores posibilidades de desarrollo integral. Por ejemplo, el estudio de la música produce mejoras en el  rendimiento académico, aprendizaje de la lectura, matemática y lengua.
Creemos como el maestro, que todos los seres humanos tienen capacidades maravillosas y que es importante nutrirlas con amor. Haciéndolo, ayudamos a Suzuki  a realizar el sueño que todavía no realizó: educar niños que construyan sociedades sin guerras.

Prof y Lic. Graciela Croatto (UBA). Autora de: “Aprender con los Niños Nuevos”
Y “CuentoSueños para los niños cristal”. www.aprenderninosnuevos.com.ar
Asesoramiento y consultas: 4659-5317