VOLVER A INDICE / NOTAS

La Pediculosis:
Un tema de todos los días.


Hoy en día existen distintas actitudes de las madres con respecto al tema pediculosis. Algunas piensan que “hay que aprender a convivir con ellos”, otras “mis hijos no tienen piojos, son sus compañeros que siempre se están rascando”, o que “los chicos se atiendan solos”, y las menos son las que toman el tema en serio.
Estos molestos visitantes no tienen alas, por lo tanto no vuelan, y tampoco saltan como cree la mayoría de la gente. Tienen seis patas y por detrás de las antenas tienen ojos en forma de un par de córneas transparentes y salientes. Únicamente vive en la cabeza, donde pone sus huevos y se alimenta de la sangre que irriga el cuero cabelludo.
Para alimentarse proyectan una estructura cilíndrica con dentículos que raspan la superficie del cuero cabelludo, permitiendo el ingreso de los estiletes sucto picadores hasta la dermis, y mientras uno segrega saliva anticoagulante –irritante-, los demás succionan sangre capilar.
Comen 4 a 5 veces por día, durante y después de la ingesta defecan, por lo que puede encontrarse en algunos casos estreptococos y estafilococos causantes de piodermitis, que favorecidas por el rascado pueden causar infecciones cutáneas secundarias.
El ciclo evolutivo del piojo puede resumirse así: a la semana de haber puesto el huevo o liendre nace el piojo o ninfa. En este estado es asexuado. A la semana se desarrolla y está en condiciones de procrear. Si es macho después de la cópula muere, si es hembra pone unos 10 huevos por día durante 3 o 4 semanas.
El contagio de los piojos se realiza fundamentalmente por contacto con cabellos infestados, piletas de natación y areneros, son fuentes de contagio en menor medida accesorios del cabello.
Los piojos pueden infestar a todo tipo de persona, sin importar su condición económica, social o de higiene personal.
Los piojos sólo pueden vivir hasta 48 horas sin comer sangre, por lo que después de ese tiempo fallecen por inanición. Como el piojo sólo puede vivir 48 horas sin comer, los lunes no hay ningún piojo vivo en la escuela. Por lo tanto, los piojos son llevados a las escuelas por aquellos niños infestados a quienes sus padres no les hicieron el tratamiento durante el fin de semana.
Tratemos de lograr el hábito de pasar el peine fino los días Domingo para estar seguros que los chicos van al cole sin piojos. Los Martes y Jueves un repaso que sólo lleva 5 minutos, si realmente todos logramos este hábito con nuestros hijos, comenzaremos a ganarle la batalla a este molesto visitante.
Informó: Chau Piojos. www.chaupiojos.com