VOLVER A INDICE / NOTAS

La importancia de leer en la infancia.

Hay muchas investigaciones que demuestran que el nivel lector conseguido en los primeros años de la escolaridad es básico para el rendimiento posterior en todas las asignaturas y para el desarrollo de la capacidad de comprensión. Es por esta razón que, juntos, padres y maestros, debemos favorecer el contacto de los niños con los libros de manera constante cuanto antes.
En las primeras edades el adulto puede leer al niño los diferentes tipos de texto que tiene a su alrededor (cuentos, revistas, libros, cómics...), los niños pueden imitar la lectura del adulto, pueden hacer hipótesis sobre lo que creen que está escrito recordando lo que han escuchado o mirando las imágenes, o pueden hacer cualquier otra actividad que se les ocurra y favorezca el intercambio.
Poco a poco, los pequeños irán descubriendo el placer que nos pueden proporcionar los libros, pero debemos seguir motivándolos, potenciando y compartiendo el deseo por leer. Debemos evitar que los niños se alejen de la lectura a medida que se van haciendo mayores y se van acercando a la adolescencia.
Es necesario que nuestros hijos nos vean a nosotros leer por el placer de leer, que vean libros en casa, que vayamos juntos a las librerías donde hay espacios adecuados para niños, que vayamos a escuchar cuentos, leyendas, a ver teatro y cualquier actividad que les pueda interesar y les permita descubrir la riqueza de este mundo.
LEER NO ES:
Una obligación que debemos imponer.
Un castigo alternativo a la televisión, a los vídeo juegos o al entretenimiento en general.
Una actividad exclusiva de la escuela.
LEER ES:
Una fuente de estímulos.
Un placer compartido y a compartir.
Un instrumento para mejorar el rendimiento escolar, que permite ampliar el vocabulario, mejorar la ortografía y el nivel de expresión oral y escrita.
Un hábito positivo que conviene reforzar.
Un momento para descubrir los propios gustos.
Una afición que hay que sentir cercana.
Una llave que nos permite descubrir mundos alternativos y compartir esa riqueza con quienes nos rodean. Una actividad familiar.