VOLVER A INDICE / NOTAS

Fisuras labio-palatinas (labio leporino)

¿Qué es una fisura? Una fisura es una malformación congénita caracterizada por la interrupción en la continuidad de alguna estructura anatómica.
Las fisuras pueden localizarse en el aparato bucal en forma aislada o formar parte de un síndrome.
Fisura Labial: comúnmente denominada “labio leporino”, caracterizada por la presencia de una o más fisuras en el labio superior.
Fisura Palatina: falta de fusión en la parte media de los procesos palatinos, que da lugar a una comunicación entre la cavidad bucal y nasal.
Fisura Labio -  alvéolo -  palatina: se hallan comprometidas las estructuras labio-alvéolo-palatinas.
Fisura Submucosa: es la fisura del paladar enmascarada. Puede presentarse con diferentes grados de anormalidad de cierre de los procesos palatinos.
Para que una función se cumpla adecuadamente es necesario que las estructuras anátomo-neuromusculares de los órganos que intervienen, presenten características normales en su forma y función.  En el niño fisurado, previo al nacimiento, la forma y función se encuentran alteradas, comprometiéndose así diversas funciones: respiración, succión, deglución, masticación y fonoarticulación, entre otras.
¿Cuál es la causa? la causa es multifactorial, hay factores endógenos: alteraciones genéticas y/o cromosómicas y medio ambientales que actuarían en interacción.
Factores de origen exógeno: déficit metabólico materno, madre añosa, afecciones circulatorias, virales, infecciosas, nutricionales (hipervitaminosis A, déficit de vitamina B) consumo de diversas drogas (anticonvulsionantes, aspirinas, vasodepresores, hormonas), exposición a la radiación y sometimiento a situaciones de stress emocional.
¿Qué funciones se alteran frente a la presencia de una fisura palatina?
Respiración: respiración bucal, hallándose también alteración en la capacidad respiratoria y coordinación fonorrespiratoria.
Succión: por falta de cierre de la región frontal,
Audición: dicho déficit de la función auditiva puede alterar y/o retardar la adquisición y desarrollo del lenguaje.
Deglución y Masticación: la musculatura masticatoria no tiene la fuerza necesaria para una función normal.Tampoco la lengua y mejillas alcanzaron la habilidad para formar el bolo y llevarlo hacia atrás.
Fonación: al encontrarse compromiso de casi todos los órganos que componen el aparato de resonancia, la voz se altera.
Compromiso estético y psicológico del niño figurado: este punto no debe ser menospreciado en el abordaje terapéutico.
Tratamiento: El abordaje terapéutico debe ser realizado por un "equipo interdisciplinario": Genética, Cirugía Plástica, O.R.L, Servicio Social, Psicología, Fonoaudiología, Odontología.
Algunos consejos de Fonoaudiología:
Lactancia Materna: dicho acto no sólo cumple una función alimentaria, sino que en él se entrelazan otras como: respiratoria, de estimulación de estructuras orofaciales, de autogratificación y de relación afectiva con la madre, de las que no debe privarse al niño, a fin de garantizar una maduración de las praxias orofaciales lo más cercano posible a la normalidad.
Uso de mamaderas con tetinas adecuadas: deben ser de base ancha, de látex blando y con orificio pequeño que permita la salida de una gota por segundo.
Empleo del chupete: a partir del nacimiento debe usar chupete porque de lo contrario utilizará la ortesis como sustituta de éste. Además el chupete resulta beneficioso porque actúa estimulando el crecimiento del paladar, mediante su golpeteo contra la placa.
Estimular sus vocalizaciones, habla y lenguaje: propiciar sus producciones orales desde el nacimiento.
Lic. Micaela Méndez - Fonoaudióloga egresada de la UBA.
Fonoaudióloga de planta del Hospital M. Rocca, GCBA - Ex Docente de la Facultad de Medicina de la UBA - Prof. de Canto lirico Conservatorio Música S.M. 
Consultas al: 4716-6320 ó 15-4889-3205.