VOLVER A INDICE / NOTAS

Trabajo de parto:
Contracciones y características de este momento  (Nota web)

El trabajo de parto es el momento en el cual el cuerpo de la mamá comienza a prepararse para dar a luz. Esto significa que el bebé ya está listo para nacer y provoca cambios que desencadenan el alumbramiento. La mamá comienza a sentir dolores muy fuertes, que se producen por la contracción del útero y son cada vez más seguidas.
Las contracciones existen en diferentes momentos del embarazo, pero cuando se acerca la fecha del alumbramiento, si una mamá tiene contracciones regulares tiene que acudir al centro donde dará a luz para ser evaluada. Si el trabajo de parto ya se desencadenó, comienza la expulsión del tapón mucoso: una sustancia gelatinosa que impide el ascenso de gérmenes al útero, de manera que sirve como protección del bebé.
Las contracciones que desencadenan el parto se reconocen por ser rítmicas, regulares, con intervalos de tiempo cada vez menores y dolorosas. Si no cumplen con estas condiciones, es probable que se trate de una falsa alarma. Para que se aproxime la hora de dar a luz, las contracciones deberán darse cada dos o tres minutos y llegar a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. No pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas. Una característica típica del trabajo de parto es que entre contracción y contracción los dolores cesan, permitiendo en esos momentos realizar ejercicios respiratorios profundos y relajar los músculos para poder sobrellevar mejor la próxima contracción.
Llegó la hora del parto: Frente al trabajo de parto, la mamá debe relajarse lo más posible. Respirar profundo, tal como aprendió en los cursos de preparto y siempre debe estar contenida por alguien cercano, en lo posible el papá del bebé. Debe ser entendida y apoyada para lograr que se sienta segura y confiada. Por eso la importancia del rol del papá como sostén fundamental de la mujer. En él es donde la mamá se refugia en el momento más importante de su vida. Allí es donde siente el calor y la seguridad para llevar a cabo la tarea más hermosa que desempeñará una mujer.
A su vez, tanto el médico como la partera ejercen un rol fundamental en todo este proceso. El primero será el encargado de llevar a cabo el parto, siendo el que trae el bebé al mundo. La función de la partera es primordial para guiar a la mamá, ayudarle con las indicaciones de pujo y respiración. Le recuerda dónde y cómo debe ejercer la fuerza y en qué momento, para que el parto sea lo más placentero posible. Ambos, médico y partera se amalgaman para lograr una mayor confiabilidad por parte de la mamá.
Dra. Celeste Celano - MN 127066 / Dr. Mario Romeo - MN 64600
Obstetras del Sanatorio Modelo de Caseros
www.sanatoriomodelo.com.ar