VOLVER A INDICE / NOTAS

La importancia del juego infantil.

Podríamos decir que cada niño en su juego, se comporta como un poeta, ya que crea un mundo propio o, mejor dicho, reordena las cosas de su mundo en una forma que le agrade. S. Freud

El juego existe desde la más remota antigüedad. El juego es una manifestación alegre, optimista y plena de energía vital; ejercita los músculos, oxigena los pulmones, fortalece el corazón, agudiza la inteligencia y airea la mente.
El juego es importante para el crecimiento y el desarrollo. Jugar es imitar, jugar es imaginar, jugar es entrar en relación, es pasar de lo real a lo fantástico y de lo fantástico a lo real, jugar es luchar y esforzarse, jugar es divertirse. A través del juego se aprende a descubrir y a experimentar. El juego ayuda a expresar las emociones y a liberar la energía retenida de una forma socialmente aceptable.
El juego es cualquier actividad que se hace con el fin de divertirse, sin consideración del resultado final. En los niños se caracteriza por la espontaneidad: les proporciona placer y satisfacción, no juegan para alcanzar un premio o una victoria. El juego debe ser voluntario y deseado.
¿Por qué es tan necesario jugar? Porque es una actividad fundamental en el proceso evolutivo infantil ya que fomenta el desarrollo de las facultades físicas e intelectuales. Es una forma privilegiada de transmisión social que también ayuda a conocer las propias aptitudes y limitaciones y aporta elementos para ordenar el pensamiento.
¿Para qué juegan los niños?
Juegan para descansar, ya que el juego es una actividad que se contrapone al trabajo obligatorio.
Para descargar impulsos y tensiones internas.
Para imitar las tareas de los adultos.
Para divertirse y pasarla bien.
Por naturaleza.
El juego infantil es particularmente rico en formaciones simbólicas que cumplen la función de descarga de la afectividad. Éstas aparecen esencialmente en los juegos y también en ciertas manifestaciones creadoras próximas al juego, como el dibujo.
Sin duda, a través de estas actividades, el niño vive experiencias gratificantes que lo ayudan a mirar el mundo con alegría, y momentos de relajación y distracción que le proporcionan el equilibrio emocional necesario para irse adaptando a las exigencias del mundo que lo rodea, a ceder ante los requerimientos de sus compañeros, a esperar para conseguir la satisfacción de sus deseos, en fin, a relacionarse con los demás en forma satisfactoria para todos.

Clarisa Blaustein - Dippy Ducks - St. Paul´s College

Bibliografía:
Juegos de fantasía. Mir Corominas Gomez. Ed. Narca