VOLVER A INDICE / NOTAS

Internet y los chicos

Es cierto que sobre este tema mucho se he dicho y escrito pero pareciera que nunca es suficiente, cuando en las noticias escuchamos casos de chicos que fueron engañados por alguien que se hacía pasar por un amigo del chat o las citas a ciega de adolescentes con alguien que se suponía de su misma edad y termina siendo un hombre grande con intenciones de abuso, nos damos cuenta que todavía hay más por decir y reflexionar sobre el uso de la red.
El uso de internet nos permite a grandes y chicos acceder a la información de museos y universidades de todo el mundo, a bibliotecas digitales, a simuladores científicos, a mapas, a material multimedia; nos permite ponernos en contacto con expertos o con pares con los mismos intereses, así como dar a conocer nuestras ideas, opiniones, trabajos o desarrollos a través de sencillos instrumentos de publicación. Pero de la misma manera que se publican contenidos interesantes, también hay contenidos que alientan trastornos de la alimentación o el suicidio, sitios sobre pornografía y perversión. De la misma manera que puede ser un espacio para la colaboración entre pares puede ser la vía para que personas con identidad falsa intenten establecer contacto con niños y jóvenes.
Todo esto no significa que los chicos no puedan usar internet: sólo deben saber que en internet cualquiera puede publicar, y que las cosas pueden no ser lo que aparentan.
Los chicos se conectan a diario a Internet y las encuestas marcan que en casi la mitad de los hogares no hay un adulto supervisando que hacen en la red. Los padres advierten a sus hijos sobre los peligros de la calle como por ejemplo no hablar con gente extraña, pero cuando se traslada esto a Internet, muchos padres no se dan cuenta de que deberían tener el mismo nivel de protección y dejan a los chicos solos y expuestos frente a una PC conectada.
Los padres creen que como su hijo está dentro de su casa sin los peligros que impone la calle está seguro. Internet puede parecer un entorno seguro y controlado, pero la Red arrastra las características que definen al resto de la sociedad, con cosas fantásticas y otras que son claramente peligrosas para los chicos. Las salas de chat, el fotolog, la red social, el foro de discusión, etc. Parecería que todo lo que allí se pone es personal y privado, pero si no se toman los recaudos necesarios, puede ser visible para cualquier interesado en averiguar más sobre ese chico y acercarse a él. Una vez que esos contenidos están on line, su dueño pierde el control sobre ellos. El problema no está en que un chico tenga facebook, sino en que ese Facebook puede verlo cualquiera sino se configura correctamente. Si las medidas de seguridad no están debidamente configuradas cualquiera  puede dejar comentarios, aprovechando el anonimato que proporciona la Red, o recircular esa foto con extrema sencillez.
Los padres en general se amparan bajo el lema “yo no entiendo nada de tecnología” y es necesario contar con adultos que tengan “los ojos abiertos”, seguramente los chicos saben más que los adultos sobre este tema pero los padres están capacitados para aconsejarlos y eso no depende de ser expertos en una determinada herramienta tecnológica, sino de generar una comunicación entre padres y chicos que les permita compartir experiencias, como lo hacen con otra actividad, como el colegio o una reunión con amigos.