VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Qué pasa con nuestros hijos hoy?.

Un tema importante que afecta hoy en día a nuestros hijos, es en relación al aprendizaje.
El aprendizaje es un proceso que le permite al niño y al joven acercarse y apropiarse de los conocimientos.
Existen varios factores que podrían desencadenar perturbaciones en el aprendizaje, tales como: la ansiedad, la sobre exigencia, la falta de tiempo para el estudio, el estrés, ansiedades, problemas en el hogar, entre otros (es fundamental tener en cuenta, que no solo los adultos están expuestos al agotamiento físico y mental).
Es así como en los colegios, cada día es mas frecuente encontrarnos con chicos estresados.
Algunos síntomas que suelen presentarse en determinados casos son: problemas de piel, trastornos en el sueño, alteraciones en el apetito, resfríos continuos y hasta temperatura.
¿Por qué pasa esto?: Cuando un estimulo excede la capacidad de respuesta, nuestro organismo no alcanza a procesarlo, el sujeto siente agotamiento y está más proclive a enfermarse.
El impacto en situación de estrés en un niño va a depender de los recursos con los que cuente para enfrentar los problemas, de su capacidad de resolución, de su personalidad, del grado de madurez y fundamentalmente del apoyo que le brinde su familia y/o grupo de pertenencia.
Sin embargo en determinados casos, es necesaria la consulta con un profesional.
Una cuestión a tener en cuenta, es la dificultad que presentan los chicos para poner en palabras sus sentimientos, esto forma parte de su crecimiento y maduración. Por eso ante la pregunta del papá: ¿Qué te sucede? Hay diversas respuestas, frases como: "me duele la panza", "me duele la cabeza", muchas veces imitando respuestas de los adultos porque desconocen el motivo de lo que les sucede, otra veces, reaccionan llorando, o con agresividad al otro o hacia el mismo, y en casos más graves, se producen reacciones en el cuerpo como asma, colitis, temperatura, etc.
Es decir, lo que no pueden expresar por medio de las palabras, lo manifiestan con síntomas en su cuerpo.
¿Qué podemos hacer frente a estas situaciones de estrés?
Es fundamental que los padres acompañen el crecimiento de sus hijos y por consiguiente su aprendizaje, guiándolos, escuchándolos, ofreciéndoles una escucha contenedora, prestándole palabras de aliento. Es importante que los estimulen a que ellos puedan desarrollar sus propios recursos y que puedan adquirir las habilidades necesarias para hacer frente a los problemas que se les presentan.
Por otra parte, consideramos que el juego, como una actividad creativa, le permite al niño fomentar la relación con sus pares, aprender cosas nuevas, explorar nuevas habilidades, distenderse, reconocer a los otros, reconocerse, interactuar con el mundo, disfrutar de un momento placentero, que lo ayuda mucho a crecer y ser feliz.

Lic. Soledad El Tahham - Centro de asistencia Psicológica ABRIENDO CAMINOS