VOLVER A INDICE / NOTAS

Fobia Social ~ Fobia escolar
¿Cuándo un miedo se transforma en Fobia?

Los miedos y los niños son viejos compañeros forman parte del desarrollo humano, colaborando en el proceso de adquisición de nuestra  autonomía, actúan como señales y nos anuncian que vamos tomando registro de los peligros de la vida y de la diversidad de emociones que van surgiendo con cada etapa que se va transitando y dejando atrás (dejar de ser el bebé, el único, el más pequeño, transitar las instancias de separación y corte familiar), estos nos anotician de nuestro crecimiento evolutivo y personal. Por tal motivo necesitan en esta etapa de todo el acompañamiento y la ayuda de los papás, que alivien el malestar y el sufrimiento  que estos miedos producen en nuestros niños. La mayor parte de los temores y miedos son temporarios y pierden su intensidad con el paso del tiempo, pero mientras duran hay que saberlos comprender y nunca hay que desestimarlos y ridiculizarlos por más infundados que nos parezcan.      
Ante la pregunta: ¿Cuándo un miedo se transforma en patológico? Podríamos responder cuando este se constituye en una  FOBIA  e imposibilita el normal desarrollo de la vida del niño, el objeto o situación a la que teme están siempre presentes en su pensamiento, ya sea para evitar el encuentro y asegurarse que este no acontezca, renunciando de ésta manera  a situaciones que antes le producían  alegría y placer, por ejemplo miedo a ir a cumpleaños, a la escuela, club, paseos,  etc. Cuando estos miedos se  prolongan en el tiempo y crecen en intensidad, afectando su vida familiar, social, se han convertido en un síntoma y motivo de angustia en el niño (que es el estado afectivo ligado a la fobia).  
La fobia es un miedo muy significativo que va de la mano del pánico, el desamparo, que se desencadena en ocasión de la presencia de un determinado  objeto o una situación particular, el miedo es desproporcionado con respecto a la situación que lo desencadena, el niño no deja de sentir miedo a pesar de las explicaciones, siendo invadido por un cuantún de ansiedad, apareciendo y acompañando estas escenas síntomas somáticos: palpitaciones, sudoración, mareos, náuseas, ahogo, dolor de estómago y de cabeza. El miedo aparece para evitar un proceso de angustia que puede desestabilizar aún más a la persona que lo padece, ese miedo le permite creer al sujeto que ese es su problema, alejándolo de lo que en verdad lo angustia.
La fobia escolar estaría dentro de lo que se denomina fobia social, esta suele aparecer en la escuela primaria, sobre todo en los primeros grados, el niño desarrolla en la escuela este tipo de trastornos ya que es el ámbito por excelencia donde se entreteje el lazo social. El niño proyecta en el ámbito escolar un conflicto familiar, el rechazo escolar, es un desplazamiento de otra problemática, la elección del objeto o situación a temer representa aquello que el niño no está pudiendo tramitar en la dinámica familiar y lo trasfiere a un objeto exterior, hay algo que no está funcionando y no lo deja advenir a su propia subjetividad e individualidad, esto tendría que ver con la operación de la separación (vínculos maternos- paternos) que tiene que acontecer para liberar al niño de este entramado que lo tiene inmovilizado en su propio deseo, la fobia aparece como fenómeno inhibitorio, viene a poner un límite, un freno, ahí donde no pudo ser instalado anteriormente, se puede leer como un llamado a la palabra del padre, a su normativa, que se haga cargo de  ejercer la función y que instaure una legalidad que lo rescate del gran apego, fusión, simbiosis con la madre. Si el padre presenta una inoperancia en su función, el niño siente que tiene un poder absoluto, que nadie lo frena, se rompe la jerarquización de las funciones paternas, como el límite no le viene del exterior su psiquismo genera algo que lo frene y desarrolla una fobia.
Que se desencadene una fobia escolar genera una gran alteración de la vida cotidiana y necesita una atención especial por parte de los padres, docentes, psicólogos, psicopedagogos para ayudar al niño a realizar la transición del hogar al colegio de la mejor forma posible.
El niño pudo haber manifestado este trastorno de ansiedad ya sea por tener que enfrentar a un mundo extrafamiliar como es la escuela, regido por otros códigos, autoridades, pautas y normas distintas a las familiares y conocidas, resultándole difícil postergar lo placentero inmediato por un objetivo, causa de la falta de  interiorización de una normativa reguladora, o ante una situación escolar de la cual no pudo reponerse y responder como ser burlas, cargadas, exigencias académicas, relación con el docente, violencia o agresión por parte de un compañero, en estos casos el niño no tendría confianza en sí mismo para manejar las tensiones normales de la vida sin la asistencia de los padres, son los casos donde el niño ha recibido cuidados en demasía por parte del entorno familiar resultándole difícil separarse de él. En otros casos aparece ansiedad o miedos cuando han acontecido crisis o movimientos familiares y temen que en su ausencia algo terrible  pasará en la casa mientras ellos están en la escuela. 
Es importante el apoyo por parte de los papás a las estrategias e indicaciones  realizadas por los orientadores la colaboración y el compromiso de la familia, es un trabajo laborioso, difícil pero pronto se verán sus frutos: el Bien estar del niño y su familia. 
Los saluda                 
Lic. Mariana .E.Miguez
Psicóloga - M.N: 20.577 - M.P: 82.187
Asesoramiento y consultas al: 4758-7230 – 15-4430-1564.