VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Qué es Epistaxis?

Tras esa palabra tan difícil de pronunciar (ideal para jugar al ahorcado) se esconde nada más ni nada menos que el sangrado nasal. Como toda hemorragia puede ser leve y único episodio o muy profusa. Puede ocurrir en cualquier etapa de la vida pero es más frecuente en edad preescolar y escolar y en la vejez. No importa su cantidad ni la edad del paciente cuando de asustar se trata: el sangrado de nariz siempre asusta.
Hay que tener en cuenta que hacer antes, durante y después del sangrado. 
ANTES: En pacientes que han sufrido recientemente una epistaxis deben prevenirla. Aquí van algunos consejos:
*Evitar ingerir aspirinetas o aspirinas (ácido acetilsalicílico) o suspenderla si lo está tomando bajo prescripción médica hasta consultar con su médico, él le dirá hasta cuando. Dicho medicamento es un antiagregante plaquetario con lo cual licúa más la sangre acrecentando el sangrado.
*Alejarse de fuentes de calor como hornos. Hornallas y estufas y evitar el vapor al bañarse ni realizar inhalaciones ya que el calor realiza vasodilatación aumentando la hemorragia.
*No ejercer presión negativa como lo es la aspiración al fumar o beber en sorbete o bombilla que posibilita el sangrado nasal.
*Realizar dieta fría o tibia. Nada caliente.
*No realizar esfuerzos como levantar objetos pesados ni deportes.
*Tampoco sonarse bruscamente la nariz.
*No tocarse la nariz. Esta es la causa más frecuente de epistaxis en niños (por picazón por padecer de parásitos, por rinitis o simplemente mal hábito)  
El otorrinolaringólogo le dirá hasta cuando todas estas medidas.
DURANTE:
*Posicionar la cabeza normalmente. Nunca hacia atrás.
*Sonarse sin miedo fuertemente la nariz. Ahora si, es para extraer coágulos.
*Colocar un algodón embebido con agua oxigenada dentro de la fosa nasal que sangra y apretar con fuerza por 5 minutos. Ir cambiando dicho taponaje hasta que ceda. Si así no ocurriere consultar a una guardia, si es de otorrinolaringología mucho mejor. Existen tratamiento médicos con geles nasales y por vía oral con protectores capilares, tratamientos instrumentales como la cauterización y quirúrgicos en algunos casos para cohibir la hemorragia.
LUEGO: Concurrir a un especialista en OTORRINOLARINGOLOGIA para una exhaustiva revisación y averiguar la causa de la epistaxis: parásitos, rinitis,  mal hábito, trastornos en la coagulación, hipertensión arterial entre otros.
Así encontrando la causa evitaremos que repita.
Ultimo consejo no se alarme ya que así sólo logrará que el paciente se desespere y aumente su  presión empeorando el sangrado. No se asuste y consulte rápidamente a su otorrinolaringólogo.
Dra. Deborah Barnatán.
M.N. 95160 - Directora de COIR.
Consultas al: 4751-5709.