VOLVER A INDICE / NOTAS

Dificultades para aprender

Los chicos tienen una curiosidad natural y si ésta tiene un cauce adecuado para manifestarse, si el niño tiene permiso para explorar, investigar, su campo perceptivo se amplía y sus talentos naturales comienzan a manifestarse. Los niños son muy perceptivos y cuando sienten que en su entorno se respeta la singularidad, se animan a expresarse. El ejercicio de su originalidad tiene que ser apoyado y propiciado por sus padres, maestros, abuelos. Este ejercicio de sus capacidades les permitirá aprender. Tolerar los errores como parte de un proceso y perseverar aceptando los desafíos, en lugar de evadirse de las nuevas propuestas por sentir que no puede afrontarlas.
El niño tiene que sentirse querido y quererse para aprender. Cada uno recrea, construye, plasma de modos diversos. Transformar su entorno mediante su participación. El aprendizaje es continuo y  permanente.
Un niño que tiene autoconfianza, madura y logra paulatinamente ser independiente -sostenido por la mano de los mayores- que debe estar disponible para que él la tome cuando la necesita. Como comenté en la nota anterior sobre las tareas escolares, tenemos que ayudarlo para que se organice, responder a sus inquietudes cuando él lo requiera, mas no actuar por él.
Necesita un clima de seguridad y respeto, un ambiente que favorezca su autoestima
A veces el niño no aprende, no emplea su verdadera capacidad y sus resultados son muy limitados. Pueden observarse dificultades en un área, lectura, escritura, cálculo o una lentificación de todos estos aprendizajes.
Durante los primeros años escolares, suelen detectarse estas dificultades para lograr las habilidades requeridas en la escuela y su abordaje a tiempo ayuda a resolverlos adecuadamente.
Esta dificultad en el aprender puede provenir de distintos obstáculos que debemos tener en cuenta. Algunos de ellos pueden ser:
Los impedimentos físicos como problemas auditivos o visuales, trastornos neurológicos, desequilibrios hormonales, desnutrición, una maduración física lenta, retrasan los aprendizajes.
Los problemas emocionales afectan los aprendizajes. El crecimiento intelectual y el emocional están unidos. Un niño que vive en un clima familiar tenso o cuyos papás están atravesando problemáticas emocionales, crisis, afectan al niño que integra el ambiente emocional negativo. Por ejemplo gran enojo, ira, discusiones violentas, temores excesivos, etc.
Los momentos de duelo por la pérdida de un ser querido, la separación de los padres, también son causa de inhibición en los aprendizajes. Hay niños a los que les cuesta adaptarse a la llegada de un hermanito y por esto asumen una actitud regresiva que les dificulta el aprender.
Exigencias excesivas para que el niño alcance metas que están fuera de su alcance, es una causa importante de los problemas de aprendizaje. Hay chicos que aprenden a fracasar, porque las exigencias que tiene superan sus posibilidades actuales porque son demasiadas – agendas infantiles sobrecargadas, sin tiempo para el juego-,  y/o no son adecuadas al momento evolutivo por el que está atravesando. Una fuerte presión genera fracasos que pueden ser interpretados como incapacidad para lograr un objetivo. Refuerzan la desvalorización y dañan la autoestima.
Los límites demasiado severos o la falta de límites, también ocasiona problemas en los aprendizajes. Dificulta el crecimiento intelectual y emocional.
Cuando los papás son muy dominantes propician la hostilidad, la dependencia de sus chicos. Padres muy sobreprotectores, impiden la autonomía, la capacidad de hacer por sí mismo. Padres permisivos, que no ponen límites impiden que sus hijos se adapten, acepten normas se sientan no queridos e inseguros. Los límites correctamente utilizados generan seguridad y dan contención. Conforman un lugar seguro donde vivir, crecer, aprender.
Una disciplina demasiado indolente, ausente o demasiado estricta es un obstáculo para que los niños aprendan.
Hay otros trastornos que impiden los aprendizajes escolares, conductas tiránicas, negativistas o antisociales,  trastornos motores o enfermedades, déficit atencional, impulsividad.
Ante estas dificultades qué podemos hacer. En primer lugar pensar que es positivo poder darnos cuenta de ellas, para encontrar una solución. Realizar las consultas necesarias con los profesionales correspondientes. Interpretar, que nos enfrentan a la necesidad de un cambio desde varias perspectivas y que ese cambio implicará que podamos avanzar con nuestros niños en una expansión de nuestras posibilidades, de aprender, de compartir y de estar juntos.
Continuaré comunicando acerca de estos temas. Si tienen dudas, más interrogantes  o reflexiones, pueden dialogar conmigo por e-mail o por teléfono.
Hasta pronto y mucho cariño!
Prof y Lic. Graciela Croatto (UBA)
Autora de: “Aprender con los Niños Nuevos”  y “CuentoSueños para los niños cristal”
Te: 4659-5317 - www.aprenderninosnuevos.com.ar - graciecr@gmail.com