VOLVER A INDICE / NOTAS

Familia y derecho:
¿De qué hablamos cuando hablamos de Mediación?

En la Capital Federal a partir del año 1995, se ha instituido el proceso de Mediación, como instancia previa obligatoria para cierto tipos de juicios (alimentos, régimen de visitas, tenencia, cuestiones patrimoniales derivadas de los divorcios, daños y perjuicios, accidentes de tránsito, cobro de facturas, ejecuciones hipotecarias etc)  que se desarrolla fuera del ámbito judicial, y busca acercar a las partes, para que ellas mismas encuentren la solución al conflicto, asesoradas por un profesional abogado, y sin los ritualismos que implica el Poder Judicial, con menores costos económicos y emocionales, propios de toda situación disfuncional.
Existen algunas diferencias en el ámbito de la Pcia de Buenos Aires, ya que Los Consejeros de Familia son quienes  celebran las audiencias en etapa previa, (alimentos, visitas, tenencias etc).-Será necesario consultar con su abogado, a fin de conocer cual es la competencia que le corresponde, para iniciar este tipo de procesos.
El mediador es un abogado, especializado en Mediación, que debe tener registro en el Ministerio de Justicia, y que neutralmente, tratará de acercar a las partes, en diferentes reuniones que pueden llevarse a cabo, y  a su vez, dentro de las mismas, podrá celebrar sesiones privadas y conjuntas, para facilitar  a todas las partes intervinientes  el camino de la búsqueda de acuerdos,  a fin de que las personas concilien sus diferencias.-
Los mediadores decimos que somos facilitadores para que las personas LOGREN PONER EN PALABRAS SU CONFLICTO y evaluar si podrán transitar juntas el camino hacia la búsqueda de consenso.
 Cada parte  deberá ser patrocinada  en el proceso de mediación por un abogado, quien será el encargado de hacer conocer sus derechos ya que el mediador , no puede asesorar a ninguna de las partes que concurran a la mediación- 
En el caso que se consiga acordar, el acta que labra el Mediador, tiene la fuerza de una sentencia judicial, con la consecuencia satisfactoria, de que las mismas personas han podido reflexionar y arribar a SU acuerdo. En el supuesto de que existan hijos menores el acta se presentará para su homologación judicial. Y para el supuesto caso de incumplimiento de un acuerdo, se procederá a ejecutarlo en sede judicial. Cabe resaltar que EL ACUERDO ES DE LAS PARTES, y ellas mismas han sido capaces de poner fin al litigio, tal vez de años, y debo destacar también que en un ámbito cordial que elimina los temores , amenizando y humanizando la situación, que muchas veces ocasiona el ámbito del Poder Judicial.
 La participación, el protagonismo de las partes,  y la toma de decisiones autónomas son los pilares sobre los que se asienta la mediación, me  atrevo a señalar,  que con la falta de estos pilares es imposible  que las partes conozcan su poder para conseguir una solución.
El mediador no da respuesta al conflicto, no da soluciones, sino que es responsable de sostener un espacio para que el conflicto sea elaborado constructivamente, abordando el conflicto de manera que las partes puedan reconocerlo, reformularlo, resolverlo, antes-  de pasar a una instancia judicial, para el supuesto en el que no sea posible acordar. No podrá ser citado como testigo.
La experiencia indica que mejoran las relaciones humanas entre las partes en vez de dañarlas, se logra comprender mejor al otro, lo que hace que se establezca una comunicación más fluída entre los participantes, ya que ellos mismos han  sido los protagonistas y han logrado entender y  concluir su problemática.
Dra Silvia Lombardo - Abogada-Mediadora
CPACF T° 53 F° 493 - M.J.S y D.H. Nro 4311
sillomb@yahoo.com.ar - Consultas: 4371-8156 – 15-5661-733