VOLVER A INDICE / NOTAS

¡A Colaborar..!

Los encargos o pequeñas tareas domésticas son un eficaz medio de educar para la convivencia, y las vacaciones son la época propicia para poner en marcha un plan de acción familiar. Pero no se trata simple y llanamente de repartir tareas y luego retar a los niños si no las cumplen, sino de transmitir la idea de cooperación, de ayudarnos entre todo, de compartir la responsabilidad de mantener la casa en orden, claro está que las tareas que se asignen estarán  dirigidas en función de la edad de cada uno de los pequeños. Es importante demostrar que las tareas de la casa no son responsabilidad exclusiva de las mujeres, sino de todos los que viven en ella, y aunque haya personal doméstico eso no da derecho a dejar todo desordenado.
A continuación les ofrecemos una serie de tareas que pueden ser realizadas por los pequeños y no tan pequeños de la casa (recuerden siempre que en función de la edad será el encargo que podamos hacer).
Tareas sugeridas: Hacer su cama; ordenar su cuarto; dejar el baño en condiciones (sobre todo los adolescentes); si come fuera del horario ordenar y lavar lo que utiliza; apagar las luces que no se usan; poner y sacar la mesa; cuidar, alimentar e higienizar a las mascotas de la casa; poner papel higiénico en el baño cuando se termina; regar el jardín; y todas las que están surgiendo en su cabeza en este momento…
Trabajar en equipo será un beneficio para todos, las mamás no estarán enojadas todo el día por todo aquello que debe hacer y en lo que nadie colabora, y para los chicos será un gran aprendizaje tener responsabilidades y valorar el trabajo que los padres hacen a diario para mantener “la casa en orden”.