VOLVER A INDICE / NOTAS

All English for babies

Los bebés tienen la capacidad de aprender inglés natural y espontáneamente si son estimulados dentro de los primeros meses de vida…
El bebé puede adquirir naturalmente y sin esfuerzo la correcta pronunciación del idioma inglés tal como si fuera un angloparlante nativo, grava en su cerebro las estructuras gramaticales del idioma para siempre y disfrutando del aprendizaje.
A través de la incorporación del idioma inglés recibe una estimulación temprana que facilita el aprendizaje de múltiples actividades intelectuales y desarrollan una relación afectiva con el idioma, los adultos y los otros bebés con quienes comparten este encuentro de aprendizaje.
Podemos decir que en los primeros meses de vida el ser humano es ciudadano del mundo, ya que el balbuceo del bebé de tres meses es igual, sea cual fuese el lugar donde vive. A los 4 meses de vida los bebes pueden distinguir cuando se les habla en diferentes idiomas y comprenden el significado de palabras y frases. A los 6 meses de vida el balbuceo ya tiene el acento de su lengua materna. A los 8 meses de vida el bebé puede producir con exactitud sonidos de cualquier idioma al que haya sido expuesto. Entre los 10 y 12 meses pierde la posibilidad de pronunciar, tal cual lo hace un parlante nativo, ciertos sonidos del idioma extranjero al que no fue expuesto. Es decir, cuanto antes el ser humano esté expuesto a otros idiomas puede aprender más de una lengua simultáneamente en forma natural, sin esfuerzos y adquiriendo la pronunciación auténtica de un nativo.
Desde el nacimiento y hasta los 3 años de vida el bebé puede “grabar” las estructuras de los idiomas a los que esté expuesto con toda naturalidad y para siempre. Aún si después de esa edad el niño suspendiera el contacto con el idioma inglés por un largo tiempo y lo retomase en el futuro, este nuevo ciclo de aprendizaje le resultaría más sencillo.
Las investigaciones demuestran que el cerebro del niño crece considerablemente más si se lo expone sistemáticamente a una segunda lengua. Esta exposición produce y refuerza conexiones neurológicas que facilitan al bebé su desarrollo intelectual, no sólo para el aprendizaje de idiomas sino también para distintas áreas y para toda la vida.
El aprendizaje del idioma inglés con esta metodología pasa a ser parte de la vida de relación y de afecto con los demás. A través de esta experiencia de juego y alegría el bebé ancla en su memoria emocional una experiencia positiva que lo estimula para seguir aprendiendo inglés y lo predispone favorablemente para afrontar futuras situaciones de aprendizaje.
Para que los bebés aprovechen al máximo esta experiencia, internalizando los sonidos y estructuras del idioma inglés, All English for babies propone un encuentro semanal de 45 minutos y la escucha del material de audio 2 veces al día. En estos encuentros lúdicos el bebé va desarrollando la comprensión del idioma al que está expuesto y poco a poco comienza a utilizar el idioma para comunicarse.
West English Institute. Te: 4464-3265.