VOLVER A INDICE / NOTAS

¡A ser con palabras! = ¡Hacer con palabras!
Reflexiones sobre talleres literarios para niños y jóvenes

Me preguntaba si este juego fónico expresaba una igualdad de conceptos. Decidí que esta dupla no es contrapuesta sino complementaria. Desde que el lenguaje es el atributo distintivo del Hombre, A ser con palabras presenta una invitación a armarnos nuestro propio "cuento", a obtener a través de la palabra oral o escrita nuestra completud. Hacer con palabras indica el costado pragmático de la primera afirmación, la puesta en práctica de esa experiencia fascinante de abrir un libro, degustarlo, apropiarse de él y, más aún, de expresarnos al escribir un texto propio. Si "abrir un libro es abrir el mundo" por la aproximación a la diversidad que ello significa, escribir sería crear mundos inéditos, ponernos en la vereda de la creación literaria, tan propia y personal y tan universal a la vez. Gozar de la lectura y la escritura nos aporta un cambio, nos inquieta, nos desacomoda, nos cambia la mirada haciéndola más honda, nos pone en alerta el oído, y, con el material adquirido de este modo, atrapamos palabras para fabricar historias, armamos, en fin, el rompecabezas.
Ahora bien, los adultos sabemos que al lector y al escritor es necesario "construirlo".  Montaigne decía que enseñar a un niño no es llenar un vacío sino encender un fuego. Para lograrlo son necesarios mediadores responsables de afrontar esta tarea en un ámbito específico donde hacer silencio, demorarse, deleitarse, pensar y dejarse invadir por uno mismo y por el otro, para luego llenarse de imágenes, sonidos, elevarse para ver el horizonte y empezar a avanzar.
Esa construcción la logra la literatura, una de las expresiones más altas de la cultura, para dar identidad y pertenencia al salir del monólogo para hallar el diálogo con el otro y con lo otro. Nos asiste el derecho a participar de ese contacto. Lugares más que propicios, los talleres literarios donde los niños y jóvenes, que son un centro de actividades, jueguen con la palabra y las imágenes, vean estimulada su imaginación, puedan liberarse de cadenas expresivas y se los ayude a apropiarse del mundo de la cultura dando pasos  tan largos como puedan hacerlo.
El desafío es, entonces, SER y HACER a través de la palabra.
Los invitamos a participar de esta experiencia, en los talleres literarios grupales, coordinados por la docente Teresa Colangelo  y  co – coordinados  por la Lic. María Fernanda Cabrera, psicopedagoga del centro.

Por consultas y asesoramiento: Centro  A –Ser:  4758 – 6231.