VOLVER A INDICE / NOTAS

Si de Aprender se trata…

En el campo del aprendizaje es posible que se hagan presentes variadas dificultades, obedeciendo las mismas a múltiples causas, sean éstas orgánicas, emocionales, ambientales, etc. Es por esto que frente a la aparición de dificultades en el aprendizaje, es importante realizar un diagnóstico precoz que permita:
1. Detectar trastornos físicos que pudieran estar incidiendo en el desempeño escolar del niño: muchos "problemas de aprendizaje" se deben a dificultades en la visión o en la audición, por ejemplo. Es por esto que se torna fundamental la consulta con el pediatra de cabecera, quien evaluando integralmente la salud del niño podrá realizar las derivaciones pertinentes.
2. Discriminar si se trata de un trastorno específico del aprendizaje, entendiendo por el mismo a aquellas dificultades para adquirir, descifrar y procesar signos e información, que pueden afectar la habilidad para hablar, leer, escribir, operar con números; o bien si esta dificultad en el terreno del aprendizaje es una "forma" que encuentra el niño para expresar cuestiones emocionales que no pueden tramitarse de otro modo (por ejemplo, conflictos familiares silenciados). En ambos casos la consulta con un profesional en Psicopedagogía, Psicología o Fonoaudiología (según la dificultad que el niño presente), se vuelve indispensable.
Cabe destacar que aún cuando se trate de un trastorno específico del aprendizaje, los aspectos emocionales siempre se encuentran en juego, ya que en la mayoría de los casos, el fracaso escolar conlleva baja autoestima, dificultades para relacionarse con los pares, aspectos que también deberán ser abordados.
Algunas señales que podrían estar indicando un problema de aprendizaje son:
-Dificultades para entender y seguir indicaciones y consignas.
-Dificultades en lectura, escritura y matemáticas.
-Dificultades para distinguir entre derecha e izquierda.
-Falta de coordinación al caminar o realizar actividades sencillas.
Estos indicadores constituyen "alertas" que podrían estar indicando la presencia de una dificultad, pero deberán ser evaluados por un profesional competente, que en función del trabajo con el niño y sus padres podrá arribar a un diagnóstico y plantear la estrategia de trabajo más adecuada para el niño.

Ma. Cecilia Monti - Lic. en Psicopedagogía - Fundación Huellas