VOLVER A INDICE / NOTAS

El Asma 

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica intermitente de los pulmones con períodos de estabilidad y de reagudizaciones que provoca dificultades para respirar. No existe ninguna cura para el asma, pero se puede controlar. Con los cuidados adecuados, las personas con asma pueden tener una vida saludable y activa.
El asma tiene un elemento hereditario. Todo asmático tiene intrínseco un componente de hiperreactividad bronquial (alergia) pero no todo alérgico es asmático. Los niños que tienen un familiar cercano que sufre de asma tienen más probabilidades de tener asma.
Los problemas más frecuentes que padecen estas personas son:
•Tos durante el día, a la noche o al hacer ejercicio con predominio nocturno.
•Dificultad para respirar.
•Sonido semejante a silbido al respirar o ronquidos durante la respiración.
•Opresión en el pecho.
•Dificultad para dormir durante la noche.
•En los bebés aleteo en el pecho, rechazo a los alimentos, cansancio y aleteo nasal.
¿Cómo se trata a  un asmático? Es importante tratar los síntomas del asma lo antes posible. Cuando el asma se desencadena y no se actúa de inmediato, los síntomas pueden ser más difíciles de tratar y durar más tiempo.
Existen diferentes tipos de medicamentos para controlar el asma:
•De alivio rápido o de rescate: Estos medicamentos abren las vías respiratorias rápidamente para detener un ataque de asma cuando hay señales de advertencia y su función es la dilatación de los músculos bronquiales.
•De control a largo plazo o preventivos: Ayudan a reducir la inflamación y el moco. Deben tomarse todos los días, incluso si se siente bien y no tiene síntomas del asma.

Dra. Claudia Micele. Neumonóloga. MN 78285.
Sanatorio Modelo de Caseros. Te: 4716-3210.