VOLVER A INDICE / NOTAS
¿Qué es ADD?

"Observando a Julián, de 7 años, en la sala de espera de mi consultorio, comprendí por qué decían sus padres que en el colegio le iba tan mal. Saltaba de un sillón a otro, agitaba los brazos, jugaba con los interruptores de la luz, encendiéndolos y apagándolos, molestando a todos, mientras hablaba sin parar. Cuando su madre le animó a que se uniese a un grupo de otros niños que se entretenían en el cuarto de los juguetes, Julián no fue aceptado y prefirieron dedicarse a otra cosa. Solo, y con unos cuantos juguetes, los disponía sin orden y los trataba bruscamente. Parecía incapaz de entretenerse con tranquilidad. Así que luego de haberlo examinado más por completo me confirmé en mis sospechas iniciales: el niño padecía el desorden de hiperactividad y atención deficiente".
Imagínese vivir en un calidoscopio de rápido movimiento en el cual sonidos, imágenes y pensamientos están en constante movimiento. Aburrirse fácilmente, sin poder concentrarse en las tareas que necesita cumplir. Distraído por imágenes y sonidos sin importancia, de manera que su mente lo lleva de un pensamiento o actividad a otro.
Para muchas personas, esto es lo que significa tener el Trastorno Hiperactivo de Déficit de Atención o ADHD. Quizás no pueden sentarse quietos, planificar de antemano, terminar tareas, no escuchar o estar plenamente conscientes de lo que está ocurriendo a su alrededor. Sus actividades desorganizadas o desenfrenadas son la causa de los problemas de relación, generalmente no son aceptados ni por los compañeros ni por los padres de éstos. El ADHD llamado Síndrome hiperquinético o disfunción cerebral mínima, es uno de los trastornos mentales más comunes entre niños. Los 3 síntomas principales son: inatención, hiperactividad e impulsividad. Afecta entre el 3 y el 5 por ciento de todos los niños. Los varones se ven más afectados. Continúa a través de la adolescencia y de la edad adulta y puede causar una vida de sueños frustrados y dolor emocional.
Pero hay ayuda y esperanza. En la última década, los científicos han aprendido mucho acerca de la trama del trastorno y ahora pueden identificar y tratar a niños, adolescentes y adultos que lo tienen. Existen ya una variedad de medicamentos, terapias para cambiar el comportamiento, y opciones educacionales para ayudar a personas con ADHD a concentrar su atención, a aumentar su autoestima, y a funcionar de maneras nuevas.
Para que el tratamiento sea eficaz es necesario trabajar en equipo y multimodal: padres, maestros y profesionales. Todo niño necesita a su lado a alguien que lo proteja, aliente, que lo escuche, lo cuide, lo guíe y lo respalde.

Lic. Patricia De Benedittis - Psicopedagoga