VOLVER A INDICE / NOTAS
Período de Adaptación:
¿Quién se adapta a quién?

La respuesta común que se daría a esta pregunta sería: “se adapta el niño al jardín”.
Pero para quienes trabajamos en jardín, es bien sabido que es también una adaptación para la familia y la institución.
Cuando tratamos el tema hay que tener en cuenta 4 instancias: el pequeño, la madre, la docente y la institución, ya que, la adaptación es un intento de construcción de un vínculo estructural entre las mismas. También sabemos que otras personas participan en este período (padres, abuelos, preceptoras, etc.), pero para ser más específicos citamos a las anteriores.
La adaptación es un cambio de estructura, de percepción o de comportamiento mediante el cual un organismo aumenta su capacidad de respuesta válida a una situación actual o a las condiciones ambientales. Al ser estructural la adaptación dependerá del niño, madre, la maestra y la institución. Por eso a la hora de planificar este período se hace en base a una estructura.
Toda adaptación es un encuentro con el otro, con lo desconocido e implica una renuncia. Toda renuncia genera temor, duda, es por eso que se carga de ansiedad.
Esta ansiedad puede obstaculizar en dicho proceso. Ya que, a veces algunos padres y en especial las mamás al ser el primer alejamiento del niño, lo viven con mucho temor, culpa o ansiedad.
Es por eso que será necesaria la colaboración de ambas partes, familia y escuela para que este período sea más fácil y rápido.
Es importante desde la institución:
* Haber establecido un primer contacto con los padres, donde ellos puedan poner en palabras sus miedos y sacarse las dudas que les genera el ingreso de su hijo al jardín.
* Trabajar en equipo y colaborar con la docente,  ella también requiere contención.
* Informar a los padres sobre las características de la edad y en especial ciertas situaciones que se dan cuando los niños están en grupo (peleas, agresión, etc.)
Desde la familia:
* Confiar en las personas que estarán a cargo del cuidado de sus hijos, esto le dará seguridad al niño.
* No demostrarle a los niños que están tristes o tienen temores, ya que esto se transmite.
* No recibir al niño con una frase como: “...qué te hicieron...”, si por ejemplo sale llorando del jardín. En el jardín no le hacen nada, solamente necesita un tiempo para tener confianza y conocer a las nuevas personas.
Esta es una etapa que pasará rápidamente  si todos trabajan en equipo y colaboran. De esta forma la adaptación será mucho más fácil y el jardín resultará un lugar agradable, donde el niño disfrutará lindos momentos.
Lic. Daniela Fernanda Galtieri, Psicopedagoga.

Asesoramiento y consultas al 4842-6858.