VOLVER A INDICE / NOTAS

La Psicomotricidad y su
abordaje con niños


La infancia manifiesta situaciones que le provocan al adulto diferentes sensaciones como el asombro, la preocupación, el disfrute,  la curiosidad, el prejuicio, la impotencia, enojos, complacencia y otras tantas que lo ubican en un lugar de pensar “constantemente" el "por qué" los niños hacen lo que hacen y al mismo tiempo el tipo de "vínculo" que tiene con ellos.
Diversas disciplinas profesionales intentan poner palabras y entender que puede pasar dentro de las etapas de evolución y desarrollo por el que atraviesan. La Psicomotricidad es una de ellas, y pudo en poco tiempo, y a pesar de sus pocos profesionales y del desconocimiento que hay en la sociedad sobre sus fines y objetivos, aportar observaciones y soluciones a ciertas dificultades que llevan a un niño a vivir situaciones de incomodidad y sufrimiento en los ámbitos donde se desenvuelve.
Las acciones infantiles de las que se ocupa la Psicomotricidad están relacionadas con el cuerpo y las distintas manifestaciones del mismo.
Me refiero a que piensa el cuerpo de los niños como una estructura integrada por tres áreas: el área afectiva, el área intelectual y el área motriz. La Psicomotricidad enuncia que en toda conducta el sujeto (en este caso el niño) se manifiesta a partir de la interrelación constante de las tres áreas nombradas anteriormente. De este modo se aleja del dualismo clásico y actualmente vigente (lamentablemente) de "mente por un lado y físico por el otro".
Los niños realizan acciones como caminar, correr, saltar, armar una postura para prestar atención y tratar de quedarse quietos, armar una postura para poder realizar ciertos movimientos, expresarse gestualmente (no solamente con la cara), coordinar movimientos con sus manos, con sus pies, tomar objetos que están en el aire o a cierta altura, escribir, moverse en espacios grandes y/o reducidos, elegir y desarrollar distintos segmentos de su cuerpo para que sean derechos o izquierdos, sus tiempos para dar idea de cuán veloz o lento es para ejecutar diversos actos, el ritmo que denota al andar, al leer, al bailar, al hablar, la fluidez o rigidez que aparenta tanto en sus gestos como en el cuaderno de clase, y así seguiría marcando otras muchas acciones que nos acercan a pensar la correlación existente entre las experiencias y aprendizajes que los niños deben incorporar con respecto a su corporeidad, con las exigencias familiares y/o escolares con las que se encuentran.
Las manifestaciones o acciones que los infantes muestran no son expresiones genéticas. Son producciones originadas fruto de experiencias vividas y de los estímulos recibidos en las diferentes escenas de su crianza: El movimiento, las praxias, la gestualidad, la actitud postural, la lateralidad de utilización y de expresión, la coordinación dinámica general, la coordinación visomotriz, la organización témporo-espacial, el ritmo y la estructura tónica (primer lugar de comunicación no verbal mamá-bebe).
Qué pasa cuando alguna de dichas manifestaciones no se realiza en forma adecuada. Podríamos estar frente a un "Trastorno Psicomotriz”.
La Psicomotricidad ofrece un espacio terapéutico para abordar sintomatologías instaladas en el cuerpo que ponen a los niños en una situación de padecimiento.
¿Cuáles? Torpeza psicomotriz. Inestabilidad  psicomotriz (hiperactividad). Inhibición psicomotriz. Alteraciones del tono muscular (sincinesias, paratonías, tic). Desorganización témporo-espacial. Inadecuada organización de la lateralidad. Desarmonía del movimiento y la gestualidad. Desajuste perceptivo motor. Falta de ritmo y fluidez. Impulsividad y falta de control postural. Agresividad y descargas motoras.
Al aparecer estos signos de  “padecimiento corporal” trataremos de  pensar cómo fue en los primeros momentos de vida el vínculo y la comunicación entre el niño y el/los adulto/s que se ocuparon de su cuidado, otorgando a la “afectividad” un lugar de protagonismo que influencia de modo significativo todos los aprendizajes posteriores que el niño debe incorporar.          
Lic. Claudio Leiva. Psicomotricista especializado en salud y educación.
cla_leiva@hotmail.com