VOLVER A INDICE / NOTAS

El arte y los niños
La sensibilidad, la belleza, el arte, lejos de ser valores únicamente decorativos, son parte vital de la construcción del pensamiento, de la identidad del hombre y del mundo que lo rodea.
La actividad artística permite a los niños:
*Desarrollar capacidades de expresión, análisis, crítica, apreciación y categorización de las imágenes, los sonidos, las formas.
*Relacionarse con el mundo que los rodea y con ellos mismos de  forma afectivamente productiva, expresar  sus sentimientos, en-tender la vida.
*Desafiar y desarrollar sus posibilidades de crear.
*Disfrutar del mundo artístico y expresarse desarrollando su imaginación.
De allí que el arte es una dimensión que no puede faltar en la formación y en el crecimiento de los  niños, tanto como el deporte o las ciencias. Contra lo plano y lo duro de la vida tecnologizada, el acceso a la ternura, a la palabra, a la vida imaginativa, transforma ética y estéticamente el modo de estar en el mundo.
Somos los padres y los educadores los responsables de facilitar a los niños el acercamiento a distintas  expresiones artísticas. Las propuestas artísticas se multiplican a nuestro alrededor, pero debemos estar atentos, porque muchas expresiones que se dicen "artísticas" son parte de una tendencia creciente a mostrar una existencia humana vacía de toda brillantez y significado, en las que el hombre es simplemente un medio, un instrumento del ego, las neurosis, o el infantilismo de improvisadas producciones artísticas.
Por otro lado, somos los adultos los que  debemos valorizar el vínculo que el niño manifiesta con el arte y propiciar, en el caso de surgir una vocación real, una formación más intensa. En esta tarea, es importante distinguir nuestras propias expectativas, deseos  y  temores,  y acompañar  el desarrollo del  talento de los pequeños,  tanto desde el punto de vista artístico como de las estrategias orientadas a una futura inserción laboral. La vocación artística lleva a emprender un viaje incierto, cargado de éxitos y fracasos, sin saber nunca hacia qué lado se va a inclinar la balanza del destino, la suerte, el azar o sencillamente, la casualidad de estar en el lugar y el momento preciso.
Lic. Alejandra Bini - Directora de la Escuela de Comedia Musical de Valeria Lynch Sede Morón. Consultas al: 4627-0395.