VOLVER A INDICE / NOTAS

Aprendizaje temprano en el idioma ingles

Hace unos años la discusión rondaba en si era bueno o no exponer a un niño o a un bebé a una lengua extranjera cuando este no dominaba aún la lengua materna. Hoy los investigadores ya no cuestionan este encuentro de dos lenguas, si no que la discusión ronda en el multilingüismo. Algunos investigadores sostienen que en el mundo hay más niños multilingües que monolingües. O sea, que el monolingüismo es la rareza. Sostienen que una persona que habla solo un idioma es aquella que, infelizmente, ha sido expuesta a solo una lengua en su primera infancia, desperdiciando así, la condición natural multilingüe que es innata en todos los seres humanos.
Los creadores y docentes del programa ALL English for Babies® creemos firmemente en esta teoría que es apoyada por la exitosa experiencia de los miles de bebés de distintos países, a quienes hemos acercado al fascinante proceso (cognitivo, afectivo y cultural) que implica aprender una lengua extranjera. Durante años hemos tenido en nuestros encuentros a padres y abuelos acompañando a sus bebés durante nuestras “clases”, las cuales en apariencia son solo juego, baile y risas, pero que fueron diseñadas cuidadosamente para que el bebé, de una forma espontánea y natural, encuentre lo que su potencial multilingüe necesita: exposición al idioma, comprensión del significado de lo que escucha y una comunidad que acompañe el proceso.
Nadie cuestiona hoy que los niños son buenos para aprender idiomas. No uno, sino varios, ya que la mayoría de las personas conocen algún caso de bi- o tri- linguismo simultáneo. ¿Es necesario comenzar tan temprano? tal vez sea ésta la pregunta más común, a la que respondemos lo que los expertos del habla confirman con sus investigaciones: a los 3 meses de edad los bebés son “ciudadanos del mundo”. A los 12 meses, comienzan a dejar de serlo, al ignorar los sonidos de otras lenguas y escuchar con interés solamente los sonidos de su comunidad. Algunos sonidos de otras lenguas, ni siquiera son escuchados desde esta edad en adelante si la persona no tuvo la oportunidad de estar expuesta desde pequeño a ese otro idioma.
Si a esta capacidad de adquirir la pronunciación de un idioma se le suma la extensión de tiempo que tiene un niño desde que nace hasta la pubertad, el lema de “cuanto antes mejor” es indiscutible en este caso. La pubertad es el momento biológico que marca el fin de la capacidad de adquirir otros idiomas sin esfuerzo. Desde la pubertad en adelante se puede aprender un idioma extranjero con esfuerzo y muchas veces con pobres resultados.
De todos modos, como en todos los órdenes de la vida, no todo es cuando o cuanto sino que la forma en que se hace marca la diferencia. Por eso promovemos un espacio lúdico, musical, feliz que aprovecha la curiosidad natural de la edad temprana para exitosamente introducir a un bebé, o a un niño en edad preescolar, a la experiencia cognitiva más completa que un ser humano pueda experimentar.


María Marta Suárez.
Es Profesora Nacional de inglés. Desarrolló ALL Alternative Language Learning® un programa de enseñanza holística del idioma inglés para todas las edades, incluyendo a bebés.
Bibliografía: Fertile Minds. Madeleine Nash · Your Child´s Brain. Sharon Begley · Bilingualism. You have to catch them young. Tessa Thomas Morning · Look who´s talking in another language. South China Morning Post · Las personas bilingües desarrollan más el cerebro. Nature. Publicado por Clarín.