VOLVER A INDICE / NOTAS

Espacio de juego para niños y sus padres.

Durante el embarazo se provocan cambios no solo en la mamá sino también en la pareja parental ya que se inicia un proceso que implica construir un espacio para la llegada de ese tercero.

Todo futuro hijo lleva consigo el deseo de trascendencia, cuando una enfermedad crónica irrumpe se produce un crisis producto del impacto de la noticia. A la crisis evolutiva normal se suma la crisis accidental, disruptiva.  Hay un cambio real en la vida de cada uno de los implicados.  Cambios en la realidad actual y futura de esa familia en pleno proceso de constitución.

La crisis no encuentra su resolución de una vez y para siempre y vuelve a reavivarse a lo largo del ciclo vital en sus diferentes etapas.

Si la desorganización que genera el impacto de la nueva e inesperada situación, de su nueva realidad,  no es elaborada, si no se inicia  el trabajo de duelo para elaborar o tramitar la diferencia entre el hijo esperado, deseado y el real  pueden aparecer dificultades en la construcción del vinculo temprano obstaculizando el desarrollo de la función paterna y la función materna.

Durante estos primeros tiempos aunque también a lo largo de cada etapa es importante encontrar profesionales que puedan sostener, alojar y acompañar en el proceso dinámico de resignificación de la discapacidad y en el descubrimiento de los recursos y posibilidades con los que cuentan en la asunción del rol paterno y materno; ofreciendo un espacio para la construcción de herramientas  que permita establecer un vinculo sano con ese hijo.

Algunos de los objetivos del trabajo en grupo:

*Ayudar a la familia en el proceso de duelo.

*Promover la construcción de la subjetividad.

*Favorecer encuentros placenteros madre/padre-hijo.

*Compartir experiencias con otras mamás y papás.

Psm. Analía Martínez / Lic. Florencia Giollo (MP. 82645) / Lic. Daniela Pallotta (MN. 44314)

Consultas y asesoramiento al: 4659-1408 / 4654-5282.