VOLVER A INDICE / NOTAS

Volver al trabajo… ¿Quién cuida a mis hijos?


Formar una familia y trabajar al mismo tiempo significa intentar compatibilizar dos mundos que compiten entre sí  y en ocasiones entran en conflicto.

“¿Quien cuidará a mi bebé? ¿Quien atenderá a mis hijos al regresar del colegio y supervisará sus tareas escolares? etc…

Una de las primeras opciones es sin duda los abuelos: pero… no se trata de cuidar al nieto una tarde de vez en cuando, sino durante un largo tiempo y que ocupa una buena parte del día. ¿Es justo que los mayores vean tan limitados los horarios de sus propios proyectos, de su descanso o su esparcimiento? ¿Pueden los padres del bebé cuestionar la toma de decisiones respecto a su nieto, ponerle límites, sin perjudicar la relación?

Otra opción es el jardín maternal pero cada vez con mayor frecuencia son los mismos pediatras que aconsejan que el bebé permanezca en casa: se respetan sus horarios y no está expuesto a condiciones climáticas de frío, calor o lluvia.

Otra alternativa es la de contratar a una persona que además de cuidar al bebé se ocupe de las tareas domésticas pero… ¿Cuenta  la empleada con una preparación especializada en la atención de niños? ¿Puede resolver una situación de emergencia? ¿Posee recursos de juego que eviten que los chicos pasen largas horas frente al televisor, la compu o la tablet?

Seleccionar una niñera recomendada por familiares da mayor tranquilidad pero no siempre se encuentra a la persona que se adapte a las necesidades.

Las consultoras especializadas en la búsqueda de niñeras profesionales, seleccionan el perfil solicitado, realizan examen psicotécnico y socio ambiental, verifican  las referencias, ofrecen una garantía por la cual si los padres no están conformes o la empleada renuncia realizan una nueva búsqueda y cubren el puesto. Capacitan en prevención de accidentes, primeros auxilios, recursos lúdicos y emocionales para adaptarse a los criterios y pautas que los padres indiquen. La desventaja está en relación al aspecto económico ya que algunas familias no están en condiciones de afrontar.

Cualquiera sea la opción, recordar que la persona elegida debe estar capacitada para  satisfacer las necesidades básicas de los niños: afecto, seguridad, protección y estimulación

El bebé necesita ser respetado en sus tiempos, comprendido en su estilo de desarrollo, su llanto  y recibir una respuesta adecuada.

Los preescolares deben desarrollar las bases del proceso de alfabetización mediante recursos de juegos, cantos, cuentos y expresión grafica.

La niñera a cargo de  escolares debiera estar preparada   para crear hábitos de estudio, de higiene, de orden y acompañar a los chicos en la realización de las tareas escolares evitando que la madre, al regresar cansada de su trabajo, se convierta en la mamá/maestra.

El desarrollo emocional e intelectual  de los niños está altamente influido por la calidad del cuidado que reciben. Si se siente amado y está bien cuidado crecerá de forma saludable sin importar si su mamá trabaja fuera de casa

Alba loduevijks Arratibel. Directora de Family Care. Psicopedagoga  R.N.1153-77   USAL. Prof. Enseñanza Diferenciada R.N.2797-77 USAL. Consultas al 4701-2570.