VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Cómo nos comunicamos?

Sabemos que la comunicación es una de las herramientas más importantes que tenemos los humanos para relacionarnos. Pero hablar con alguien no siempre implica estar comunicándonos. La comunicación es un proceso complejo, de carácter social e interpersonal que está compuesto por una parte verbal y otra no verbal. Lo verbal de la comunicación son básicamente los códigos comunes que empleamos para intercambiar una información, las palabras empleadas. Transmite el contenido o la información del mensaje. Lo no verbal nos sirve como apoyo al canal verbal y transmite el componente emocional que acompaña lo dicho. Tendría que ver con el “cómo” se dice. La forma, el cómo se dice algo va a influir ampliamente en la forma de recibir e interpretar un mensaje.
Los aspectos no verbales de la comunicación que hay que tener en cuenta para que el proceso de comunicación sea efectivo son:

El lenguaje corporal; la mirada: en nuestra cultura mirar a los ojos es signo de honestidad, confianza, sinceridad.

Los gestos: van a manifestar las emociones, posturas frente al tema a tratar, actitudes positivas o negativas.

Las expresiones faciales: los movimientos de los ojos y de la boca en general traducen lo que se quiere o no transmitir.

Contacto corporal: la forma en que nos expresemos corporalmente expresa enojo, preocupación, disfrute, se expresa en cómo nos saludamos, abrazamos, damos la mano, etc.

Postura corporal: puede indicar en qué momento emocional nos encontramos.

El paralenguaje: tono de voz, profundidad, silencios, velocidad, volumen, etc

Todos estos elementos pueden expresar lo que nunca nos atreveríamos a poner en palabras. Todos estos elementos forman el mensaje.
Está comprobado que el impacto del mensaje está determinado por los componentes no verbales. O sea que podríamos concluir que el resultado de la comunicación depende más del cómo se dice que de qué se dice. Por ese motivo es tan importante tener en cuenta estos aspectos si queremos lograr una comunicación efectiva. Esto es, que el mensaje que queremos expresar sea recibido e interpretado correctamente.
Saber comunicarnos es un aprendizaje, y el resultado es tener asertividad. Llegamos a ser asertivos socialmente cuando podemos transmitir adecuadamente nuestros sentimientos y pensamientos, o sea, cuando sabemos cómo, dónde, cuándo y qué se debe decir en el momento y lugar adecuado.
Sabemos que la mayoría de los conflictos humanos tienen su base en problemas de comunicación, en malentendidos, confusiones, contradicciones entre lo que se dice y lo que se interpreta. Por este motivo es muy importante tomar este proceso como un aprendizaje que muchas personas no tuvieron la oportunidad de experimentar.
Muchas veces es en el ámbito profesional donde se resuelven estos conflictos y donde se reconocen y se modifican estos modelos de comunicación que no hacen otra cosa que obstaculizar la forma en que nos vinculamos con los otros.


Lic Carina M. Sívori. Psicoanalista
M.N. 20.662 M.P. 91.463
Consultas al 4758-1740 o 1569537703