VOLVER A INDICE / NOTAS

Movimiento en Terapia para niños
La persona es un ser, indivisible, una totalidad en la cual cada parte tiene sentido en su función del todo, y en íntima relación con el medio, con el cual conforma su espacio vital.
Desde mi experiencia como Psicopedagoga y Profesora de danzas con niños de edades tempranas y también con niños con capacidades especiales, he observado que cuerpo y movimiento están en íntima relación con la mente.
Los niños se encuentran en una constante transformación,  donde el crecimiento, el desarrollo, el aprendizaje y la maduración cumplen un papel preponderante, enriqueciéndose entre sí.
Comencé a implementar en mi práctica profesional terapéutica el movimiento y al mismo tiempo a estudiar Danza/movimiento terapia para respaldar lo que sentía y observaba en los niños.
“Danza/movimiento terapia es el uso psicoterapéutico del movimiento en un proceso que promueve la integración física, emocional, cognitiva y social del individuo” (*Reca, 2011: 22). Se basa en dicha definición y se construye sobre conceptos fisiológicos y psicológicos que promueven la salud y reducen el estrés. Un medio especialmente poderoso para la terapia, ya que focaliza en: temas de desarrollo evolutivo; temáticas relativas a la identidad; relaciones intra e interpersonales y capacidades innatas de la persona para curar/curarse.
Como ya sabemos, el lenguaje que prevalece en los niños es el corporal, que viene desarrollándose desde el nacimiento, es su medio de comunicación y refleja estados emocionales internos. Reca afirma: “los cambios en el movimiento conducen a modificaciones en el estado psicológico (…) a través de la fluidez de la energía corporal, la ampliación de la conciencia, la integración psicosomática y la presencia plena.” (*Reca, 2011: 146)
La Danza/movimiento terapia colabora en el desarrollo integral de los niños, en la organización de su estructura psíquica, ampliando su vivencia del cuerpo y del mismo en el espacio. Estas experiencias, contribuyen a la posibilidad de adaptarse y encontrar nuevas formas de responder al mundo que lo rodea. El arte proporciona un medio de expresión. Aquello no dicho, pero que habita en el ser; en los niños puede realizarse el trabajo de movimiento expresivo, combinando diversas técnicas como la plástica, música y el juego simbólico.
“El  manejo del espacio, de la  forma y del peso corporal, el manejo del tiempo, el pulso y el ritmo, dinámicas, sincronicididad, la forma esfuerzo, la respiración, las metáforas corporizadas, la conexión corporal y la empatía kinestésica, que desde su práctica consiste en encontrar y comprender al paciente en su movimiento”. (*Reca, 2005: 20)
Por todo lo expresado y porque también he vivenciado los beneficios de la Danza/movimiento terapia en mí y lo palpo cotidianamente en mi profesión, puedo afirmar que incorporar el movimiento como ser la danza, en las terapias,  brindará herramientas y estrategias tanto para la expresión del mundo interno del niño, como para el desarrollo de su personalidad y la vida en sociedad. La acción del movimiento con si mismo y con otros, es un aporte valorado al momento del análisis psicopedagógico.
*Reca: Dra. Maralia Reca, Directora Asociación Argentina de Danzaterapia.
Lic. Ana María Di Masi. (Psicopedagoga/ Prof. Danzas). Matrícula 129844.
Consultorios Terapéuticos “Madre Tierra”. Ramos Mejía. Consultas y asesoramiento al: 2067-8827