VOLVER A INDICE / NOTAS

Actividad física durante el embarazo.
Las mujeres embarazadas pueden y deben hacer ejercicio con moderación durante al menos 30 minutos todos o casi todos los días.
El estar activa durante el embarazo le brinda muchos beneficios.  El ejercicio debe hacerla sentirse mejor en general y ayuda a prepararse para la labor de parto.
No se cuenta con evidencia de que el ejercicio tenga efectos perjudiciales para el feto ni de que aumente el riesgo de un aborto espontáneo o defectos congénitos en un embarazo normal.
El ejercicio moderado durante la primera parte del embarazo promueve el crecimiento de la placenta, que suministra al bebé oxígeno y nutrientes.
El ejercicio puede:
•Aumentar el nivel de energía
•Ayudar a modificar la postura
•Ayudar a tonificar, fortalecer y dar más resistencia a los músculos
•Mejorar su capacidad para sobrellevar el dolor de la labor de parto
•Disminuir los dolores de espalda, el estreñimiento, la hinchazón y la inflamación.
•Así mismo disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, aumenta el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y crea hábitos de vida saludables.
•Se ha comprobado que el ejercicio puede ayudar a evitar la diabetes de gestación, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. A las mujeres que ya han tenido diabetes de gestación, también se les recomienda hacer ejercicio de forma regular, además de modificar su dieta, para mantener la enfermedad bajo control.
¿Qué precauciones hay que tomar?
El ejercicio no se debe llevar a un nivel en el que cause dolor, sensación de "falta de aire" o cansancio excesivo.
Las mujeres embarazadas deben interrumpir el ejercicio inmediatamente si comienzan a tener síntomas como sangrado vaginal, mareos, dificultades para respirar, dolores de cabeza, dolor en el pecho, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, contracciones uterinas o pérdida de líquido amniótico.
Es importante beber líquido y comer de una forma suficiente y adecuada.
Deportes convenientes: Los ejercicios más cómodos son aquellos que no requieren que su cuerpo sostenga peso adicional. Los  ejercicios más recomendados, sin duda alguna, es caminar, nadar y bicicleta fija. Deben evitarse todos los deportes de contacto, aquellos que se practican sobre superficies duras, aumentan la presión abdominal (salto, basquet, voleibol...), o exigen un excesivo trabajo de la musculatura abdominal, la gimnasia aeróbica y de aparatos, esquí, patinaje y deportes de raqueta (tenis o paddle).
Todas las actividades que involucren grandes cambios de presión o estrés físico profundo, como el buceo y el triatlón, deben evitarse en todo  momento del embarazo.
Se puede hacer ejercicios hasta el último mes del embarazo, pero al llegar al noveno mes de embarazo, la capacidad del cuerpo se reduce
Si no se ha practicado ejercicio hasta el momento, es recomendable empezar con cinco minutos diarios e ir aumentando minutos cada día hasta los 30 minutos, nunca empezar con demasiada cantidad.
Nunca debe subir la temperatura del cuerpo por encima de los 39 grados, y debe parar si se siente cansada, siente palpitaciones, le falta aire, siente dolor en la espalda o en la pelvis o está mareada.
Dr. Mario Romeo. MN 64000. Sanatorio Modelo de Caseros.