VOLVER A INDICE / NOTAS

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa, que genera inflamación difusa de las vías aéreas inferiores, que se manifiesta con signos y síntomas de obstrucción respiratoria. Los virus son los principales gérmenes que producen bronquiolitis, siendo el Virus Sincicial Respiratorio el principal responsable y predomina en los meses de otoño e invierno.
Afecta exclusivamente a niños, especialmente menores de 2 años.
Alrededor del 15 – 25% de los niños pueden sufrir esta infección, siendo los más afectados y con riesgo de hospitalización los niños prematuros, con enfermedades cardíacas, respiratorias o inmunológicas, aquellos que concurren a guarderías, conviven con fumadores o en ambientes mal ventilados.
Las primeras manifestaciones son similares a un resfrío: mucosidad o congestión nasal, tos, fiebre, durante los 3 a 7 días previos, luego suele aparecer respiración acelerada, silbido en el pecho, hundimiento de la piel entre las costillas y dificultad para alimentarse.
La duración de la enfermedad en niños que no requieren internación, es de 10 días aproximadamente.
El diagnóstico es clínico y los estudios como radiografía de tórax y laboratorio son complementarios y no siempre es necesario solicitarlos.
Con respecto al tratamiento, es importante ofrecer abundantes líquidos, continuar con la alimentación habitual, especialmente la lactancia, si respira muy rápido puede ofrecer el alimento en pequeñas cantidades.
Mantener la nariz permeable con gotas de solución salina y el uso de perita, posición semisentada para dormir. Según indicación médica se podrá administrar Salbutamol que ayuda a dilatar las vías respiratorias obstruidas, recuerde que esta medicación es segura para el niño. No se recomienda el uso de antibióticos, jarabes para la tos, descongestivos nasales o tes caseros.
Los niños tratados en el domicilio deberán controlarse diariamente las primeras 48 hs y luego según la evolución hasta el alta definitiva.
Los encargados del cuidado del niño deben estar alertas a la aparición de signos de alarma como dificultad para respirar, alimentarse o dormir y consultar rápidamente al médico.
La prevención se basa en evitar el contacto con personas resfriadas, lavado de manos, lactancia materna, recibir las vacunas indicadas por el pediatra, evitar el uso de cigarrillo, braseros, sahumerios y ventilar los ambientes.
La mayoría de los casos de bronquiolitis que afectan a niños previamente sanos, evolucionan sin complicaciones.
María Soledad Bigliati. Pediatría. Neumonología infantil.
MN 123292 – MP 335633. Bonifacini 3837. Santos Lugares.
Tel: 4712-8200 / 15-5849-3982